BEBIDAS "SOCIOCULTURALES"

¿Cuánto mate podemos tomar?

Esta bebida con carácter 'sociocultural' no tiene perjuicios para la salud para personas que no tienen patologías, según los especialistas.
martes, 9 de diciembre de 2014 · 00:00

Una de las bebidas que forma parte de conversaciones, horas de estudio y situaciones varias es el mate. Actualmente en nuestro país las personas consumen alrededor de dos litros de agua por día y cien gramos de yerba.

"No hay límites”, dijo Valeria Cerquetti, licenciada en nutrición. Ella remarca los beneficios para la salud que brinda esta infusión y su carácter sociocultural, en especial entre los argentinos. Sin embargo, reconoce que su consumo tiene algunas contraindicaciones:

* Hay que limitar las cantidades si la persona tiene alguna patología que la obligue a controlar los líquidos que ingiere.

* También deben reducir el consumo quienes tienen una patología gástrica o intestinal (ya que el mate es un estimulante intestinal).

* Además, hay que limitarlo cuando la persona tiene problemas de hipertensión, por los que esté tomando diuréticos.

* A algunas personas, cuando lo toman de noche, les genera cierta excitación que les dificulta el sueño. Habría que hacer una "prueba y error”, ya que no a todos les produce el mismo efecto.
 
"Sin existencia de patologías que contraindiquen lo anteriormente mencionado, se puede tomar todo el mate que uno quiera, sin existir ingesta limite recomendada", resume Cerquetti.
 
Otra experta que coincide en que "el mate puede consumirse sin prácticamente contraindicaciones” es la doctora Sonia Spiner, médica especialista en nutrición y miembro de la Sociedad Argentina de Nutrición. Más allá del "cuánto”, ella apunta hacia el "cómo” se toma:

* Conviene tomarlo amargo, ya que su consumo con azúcar trae como consecuencia la incorporación de calorías vacías.

* Hay que evitar consumirlo con alimentos que contengan alto porcentaje de hidratos de carbono y grasas, como las galletitas, los bizcochos y las tortas.

* Lo ideal es que se prepare con agua que no haya hervido, caliente pero no en exceso, para evitar la producción de alguna patología esofágica.
Más de

Comentarios