IMPORTANTE DESCUBRIMIENTO

El verdadero origen de la Luna

Más y mejores investigaciones dan a conocer nuevas hipótesis acerca de la formación y origen de este cuerpo celeste, el cual podría provenir de una nube de escombros luego del impacto de un cuerpo extraño.
Por 
martes, 14 de abril de 2015 · 18:24
Un equipo de científicos de la Universidad de Maryland radicada en Estados Unidos, generó una huella digital isotópica de la Luna que abre nuevas preguntas sobre su origen, según un estudio divulgado este jueves en la revista Nature.

Durante casi tres décadas la comunidad científica estuvo conforme con la teoría de que en los primeros 150 millones de años del Sistema Solar, un cuerpo gigante golpeó la Tierra y creó una enorme nube de rocas y escombros en el espacio, que se unió para formar la Luna.

Aunque ese escenario tiene sentido, al comparar sus composiciones isotópicas (el equivalente geológico del ADN) la Tierra y su satélite natural son demasiado parecidas.

La expectativa fue durante mucho tiempo que la Luna debe llevar la huella isotópica del cuerpo extraño que chocó contra la Tierra, que los científicos denominaron Theia; porque debido a que Theia vino de un lugar fuera del Sistema Solar, es probable que tenga una huella muy diferente a la de la Tierra primitiva.

Para aclarar ese cabo suelto, los investigadores norteamericanos fueron los primeros en conciliar el modelo aceptado de formación de la Luna con las huellas isotópicas inesperadamente similares de ambos cuerpos, de acuerdo con Nature.

Richard Walker, uno de los autores del estudio, explicó que los resultados sugieren que el impacto de Theia en la Tierra primitiva fue tan violento que la nube de escombros resultante se mezcló a fondo antes de asentarse y formar la Luna.

El problema es que la Tierra y la Luna son muy similares en cuanto a sus huellas isotópicas, lo que sugiere que ambos cuerpos están formados del mismo material que se reunió a principios de la historia del Sistema Solar, agregó Walker.

El especialista afirmó que se trata de un descubrimiento sorprendente, porque se esperaba que el cuerpo del tamaño de Marte que creó la Luna fuera muy diferente, así que el dilema está en que la Tierra y la Luna no deberían ser tan similares como son.

Este resultado nos lleva un paso más cerca de comprender la relación familiar cercana entre la Tierra y la Luna; todavía tenemos que trabajar en los detalles pero está claro que nuestro sistema solar primitivo era un lugar muy violento, concluyó Walker.
Más de

Comentarios