ACTUALIZACIÓN DE INFORMACIÓN

Detectan una misteriosa estrella de la Vía Láctea

Se encuentra en la Constelación El Cisne, donde diariamente se le sigue el rastro. Los tres primeros años de registros mostraron que la estrella de El Cisne disminuyó su brillo en un uno por ciento.
viernes, 07 de octubre de 2016 · 11:37
La estrella KIC 8462852 de la Constelación El Cisne fue una revolución en el año 2015, por disminuir su brillo en manera inesperada.
 
Nadie sabía qué era lo que estaba sucediendo. Josh Simon de la Universidad de Carnegie y Ben Montet del Instituto Caltech, analizaron imágenes y datos de los años pasados y descubrieron que previamente su luz ya se había estado debilitando lentamente. Esto agrega un nuevo misterio sobre cuál puede ser la causa.

Un aspecto raro, que posiblemente está relacionado, es que la estrella está rodeada de un grupo inusual de cometas, pero éstos no logran explicar el debilitamiento a largo plazo.

"En general, las estrellas pueden aparentemente oscurecerse debido a que un objeto sólido como un planeta o una nube de polvo y gas está pasando entre ella y el observador, eclipsando y oscureciendo en manera eficaz su brillo durante un tiempo. Pero el patrón errático de la abrupta pérdida de intensidad y re-brillo de la KIC 8462852 es diferente al observado en cualquier otra estrella”, señalaron los astrónomos en un reporte de Carnegie del pasado 3 de octubre.

Las mediciones de la estrella datan del siglo XIX, y se estaba estimando que habría disminuido su brillo en un 14 por ciento entre 1890 y 1989, lo que muchos querían confirmar.

Simon y Montet analizaron cuatro años de los registros de imágenes y datos del telescopio Kepler de la NASA. Ello confirmó el lento desvanecimiento antes de los eventos más inusuales de 2015.

Los tres primeros años de registros mostraron que la estrella de El Cisne disminuyó su brillo en un uno por ciento. Después se atenuó un dos por ciento en sólo seis meses.

Los investigadores compararon lo ocurrido a la KIC 8462852 con otras 500 estrellas similares y encontraron que una reducida cantidad sufrió la misma atenuación inicial del brillo, en el mismo periodo de los tres primeros años.

"Sin embargo, ninguna mostró una atenuación (posterior) tan dramática en sólo seis meses, o un cambio total en el brillo de un 3 por ciento”, explica el informe.

"Nuestras mediciones de alta precisión por más de cuatro años demuestran que la estrella realmente es cada vez más débil con el tiempo. No tiene precedentes para este tipo de estrella el desvanecerse lentamente durante años, y no vemos nada que se le parezca en los datos de Kepler”.

En su análisis, Simon y Montet explican que si la estrella sufrió un choque de un planeta o un cometa, esto pudo dejar una nube de polvo que bloqueó su propia luz, pero este hecho sólo explicaría el cambio de brillo inesperado, y no la atenuación a largo plazo.

"Esto no explicaría la atenuación de largo plazo durante los tres primeros años observada por Kepler y la sugerida por las mediciones de la estrella que data del siglo XIX”, concluyó el equipo científico de Carnegie y Caltech.
Más de

Comentarios