HISTORIAS DE VIDA

Un agricultor chino estudió 16 años derecho para hacer una demanda

Se trata de un agricultor chino de 60 años que luego de estudiar las leyes, ganó un importante juicio a empresa que contaminó sus campos.
miércoles, 08 de febrero de 2017 · 16:37
Wang Enlin, un humilde granjero chino, pasó los últimos 16 años estudiando Derecho para poder tener conocimientos y demandar a una gran empresa estatal que había contaminado sus campos.
 
Antes de estudiar la carrera, Enlin solo tenía educación básica que le permitía leer y hacer cálculos matemáticos básicos. Fue lo que aprendió de joven, en los tres años que estuvo en una escuela, antes de ponerse a trabajar en el campo.
 
Ni siquiera tenía efectivo para poder pagar los libros: aprendió yendo todos los días a una librería local y copiando manualmente los textos que consideraba relevantes para su acción.
 
Como contrapartida, regalaba bolsas con maíz al dueño del establecimiento, que le dejaba sentarse allí todas las tardes.

Pero todo valió la pena. Enlin ganó la demanda contra el Qihua Group, una empresa estatal, a la que acusa de haber contaminado sus terrenos, en los que desde hace años ya no puede plantar semillas porque no crece nada.

El agricultor chino, de 60 años de edad, vive en la localidad de Yushutun, en la provincia de Heilongjiang. Su demanda se debe a un vertido tóxico que tuvo lugar en 2001, y que anegó sus terrenos, dejándolos impracticables para el cultivo.

Tal y como se detalla en el diario chino People’s Daily, estaba en su casa comiendo cuando por debajo de la puerta de su casa empezó a entrar un líquido con un color raro. Se trataba de un vertido originado por un error de la factoría que Qihua Group tenía a escasos metros. 

Según documentos que se hicieron públicos en el juicio, las autoridades locales emitieron un informe en el que se revelaba que los campos cercanos a la factoría habían quedado yermos por culpa del accidente. Pero Qihua Group ocultó este fichero para evitar indemnizar con más dinero a los damnificados.

A pesar de denunciar los hechos a las autoridades en su momento, no tuvo suerte. Incluso algunos agentes le exigieron que demostrara la polución con pruebas que no podía pagar ni tampoco entendía. Pero sabía que tenía derecho a una indemnización por lo ocurrido.

Luego de estudiar durante años, consiguió reunir a todos sus vecinos y animarles a poner una demanda colectiva. Para ello, también contó con la ayuda de un bufete especializado en temas de contaminación.
 
Tras presentar varias demandas, solo en 2015 consiguieron que les hicieran caso. Y ahora un juzgado falló en su favor: cada afectado por el vertido recibirá 110.000 euros por los daños sufridos.  Qihua Group recurrió la sentencia, pero Wang Enlin ya no tiene miedo: sabe que la Justicia está de su lado.

Comentarios