VIRALES EN LA RED

Encontraron en Neuquén restos de dinosaurio de 110 millones de años

Una nueva especie de dinosaurio gigante y de cuello largo se sumó a la extensa familia de habitantes prehistóricos encontrados en diversos puntos del país.
lunes, 05 de noviembre de 2018 · 08:04

Tras 110 millones de años un nuevo saurópodo fue encontrado gracias a paleontólogos argentinos y españoles que descubrieron en Neuquén los restos óseos de tres ejemplares, informó recientemente la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM).

“No sólo se trata del hallazgo de una especie nueva en un sitio donde no se esperaba encontrar fósiles, sino que, además, el cráneo está prácticamente completo”, determinó José Luis Carballido, investigador del Museo Egidio Feruglio (MEF) de Trelew y del Conicet, a la Agencia CtyS de la Universidad de La Matanza.

Este grupo comprende a especies gigantes, como el titanosaur Argentinosaurus huinculensis, el más grande del mundo con 40 metros de largo, y animales “enanos” de 10 metros.

“Encontramos la mayor parte de los huesos del cráneo: el hocico, las mandíbulas, gran cantidad de dientes, también los huesos que definen la órbita de los ojos y pudimos hacer una reconstrucción muy completa”, dijo Carballido, quien en 2017 presentó al mundo el Patagotitan mayorum, el dinosaurio más grande hasta la fecha.

“Este grupo de saurópodos podría haber estado adaptado para moverse en lugares más bien áridos, de vegetación baja, con poca humedad y poco agua”, sumó.

El hallazgo constó de un ejemplar adulto y dos menores en edad. “Estimamos que el ejemplar adulto medía 12 metros, en tanto que los juveniles rondaban entre los 6 y 7 metros”, sintetizó José Ignacio Canudo, investigador de la Universidad de Zaragoza.

“Este descubrimiento de un adulto y dos juveniles también significó el primer registro de un desplazamiento en grupo dentro de los dinosaurios rebaquisáuridos”, comentó en referencia a los Rebbachisauridae, que pertenecen a la familia de saurópodos.

A partir de ahora los autores del estudio creen que este dinosaurio contaba con una especie de cubierta de queratina en la parte inferior del cráneo con la cual probablemente raspaba el lado interno de los dientes superiores cada vez que quería cortar las ramas para alimentarse.

Comentarios