SUPERÓ EL ADIESTRAMIENTO MÁS DIFÍCIL DEL MUNDO

Tropa de élite de Brasil: Por primera vez una mujer mandará sobre el BOPE

Es la primera en superar el 'infernal' curso de cinco meses necesario para el puesto. Estas unidades son famosas por sus contundentes operaciones en las favelas.
viernes, 06 de noviembre de 2015 · 17:02

El pasado 19 de octubre, la teniente coronel Cynthiane María Santos, de 40 años, es la primer mujer nombrada comandante de un escuadrón de elite en Brasil: el Batallón de Choque del Distrito Federal (BOPE por sus siglas en portugués).

 

Esta pionera ha alcanzado este logro tras pasar cinco meses con un grupo de hombres en el bosque, afrontando uno de los cursos de operaciones especiales más duros que existen, en el que se preparan los oficiales del BOPE para actuar en situaciones complejas, como secuestros y disturbios en las cárceles.

 

Tras realizar redadas en favelas, persecuciones en el bosque, largas caminatas, frío, noches sin dormir, racionamiento de alimentos y cientos de horas de clases teóricas, Cynthiane ya luce en su uniforme una calavera, símbolo de las mejores tropas de élite del mundo.

 

Ella es la única mujer entre los 42 hombres que iniciaron el curso, que le obligó a raparse el pelo, algo que no le importó lo más mínimo aunque dice que "mi hijo de 3 años se sorprendió cuando me vio".

 

Veinte de los candidatos que comenzaron el curso abandonaron sin llegar al final. En declaraciones al diario brasileño G1, Cynthiane reconoce que "todavía hay prejuicios”, y existen algunos que le han comentado que "no creen que terminé el curso”.

 

Más allá del Distrito Federal, nueve estados brasileños cuentan con un Batallón de Operaciones Policiales Especiales (BOPE). En ninguno de ellos, sin embargo, hay ninguna mujer que haya completado el curso de formación. El más conocido es, sin duda, el Bope de Río de Janeiro, famoso por la película "Tropa de Elite", en el que no ha habido ninguna mujer desde su creación 1978.

 

Hija de militar del Ejército, la teniente coronel Cynthiane dice que siempre contó con el apoyo de su familia, desde que ingresó en la Academia de Policía Militar del Distrito Federal en 1992.

 

Ya licenciada, trabajó en vigilancia del tráfico, y en la Guardia Presidencial. Posteriormente, durante un año, integró el contingente de una misión de paz de la ONU en Timor Oriental.

Comentarios