ESPAÑA

Descubriendo la Casa de Lebrija en Sevilla

En el corazón de Sevilla, la Casa de Lebrija encanta con su historia y belleza arquitectónica. Un viaje al pasado lleno de arte y misterios. Mirá de qué se trata a continuación.
lunes, 8 de abril de 2024 · 15:09

Ubicada en la calle Cuna, paralela a la famosa calle Sierpes en el centro histórico de Sevilla, la Casa de Lebrija es un espléndido palacio que data del siglo XVI. Este lugar no solo es un tesoro arquitectónico sino también un testigo silencioso de la rica historia sevillana. A poca distancia de monumentos emblemáticos como la Catedral y el Alcázar, la Casa de Lebrija ofrece una inmersión en el pasado con una accesibilidad sorprendente para cualquier visitante de la ciudad.

¿Por qué visitar la Casa de Lebrija?

Visitar la Casa de Lebrija es adentrarse en una época donde Sevilla era un crucial punto de encuentro entre España y las Américas. La casa es famosa por su impresionante colección de mosaicos romanos, que son considerados entre los mejores en su tipo en toda Europa. Estos mosaicos no solo decoran los suelos sino que también cuentan historias de dioses y mortales, capturando la esencia del arte y la mitología de la antigüedad.

Además, el palacio está decorado con una variedad de artefactos históricos, desde cerámicas antiguas hasta esculturas y mobiliario de la época, lo que proporciona una visión completa del lujo y la estética de los siglos pasados. Los visitantes pueden recorrer varios salones y patios que han sido meticulosamente restaurados para reflejar su estado original, ofreciendo una experiencia casi auténtica de la vida aristocrática en la Sevilla renacentista.

¿Qué encontrarás en la Casa de Lebrija?

Al entrar a la Casa de Lebrija, los visitantes se encuentran con un espectacular patio central, que sigue siendo el corazón palpitante del palacio. Rodeado de columnas de mármol, este patio es un oasis de paz que contrasta con el bullicio de la ciudad exterior. En los alrededores del patio, se despliegan diversas habitaciones, cada una con su propia personalidad y decoración única. Destaca especialmente la biblioteca, que alberga una colección invaluable de libros antiguos, incluidos varios incunables y manuscritos raros.

Datos curiosos sobre la Casa de Lebrija

Uno de los datos más curiosos de la Casa de Lebrija es que fue restaurada y enriquecida por la Condesa de Lebrija, doña Regla Manjón, a principios del siglo XX. La condesa, apasionada por el arte y la arqueología, dedicó gran parte de su vida a reunir las colecciones que hoy adornan cada rincón del palacio. Su legado se siente en cada mosaico y cada sala, haciendo de la casa un verdadero museo personal de su visión y su pasión por el pasado.

La Casa de Lebrija no solo es un monumento a la historia y el arte, sino también un espacio lleno de anécdotas y descubrimientos, donde cada visita promete nuevos detalles y perspectivas. Desde su impresionante colección de arte hasta su arquitectura singular, la Casa de Lebrija en Sevilla es una parada obligada para aquellos interesados en la historia, el arte y la cultura de España.

Para más información, podés acceder a la web del Palacio de Lebrija y conocer los detalles, su ubicación y hasta reservar tu visita.

Comentarios