LOS NEGOCIOS DE LA POLÍTICA

Medios nacionales se hacen eco de disputa judicial en TDF por estancia de 30 mil hectáreas

Se trata de la estancia “María Cristina” y está ubicada en la ciudad de Tolhuin. Desde www.infobae.com/ se dio cuenta de la disputa que hoy mantienen los dueños con el influyente propietario de una empresa constructora, a quien se lo acusa de apropiarse de terrenos.
domingo, 28 de octubre de 2018 · 13:54

Un informe realizado por el medio digital nacional www.infobae.com/, hizo público el conflicto que actualmente mantienen los dueños de “María Cristina”, con un “influyente” propietario de una empresa constructora, a quien acusan de apropiarse de terrenos que forman parte de las 30 mil hectáreas de dicha estancia de Tolhuin, ubicada a la vera de la ruta 3.

Tras observarse que “desde el casco se puede admirar un interminable bosque de lengas”, se anotó que “el paisaje paradisíaco esconde la acción política y judicial del clan Loffler”, a cuyos integrantes se los calificó como "dueños del fin del mundo".

“El comienzo de la historia se remonta a 2003, cuando la empresa Lenga Patagónica SA, propietaria de la estancia, decidió arrendar un sector de la propiedad a Glisud SA por un período de diez años”, se indicó, recordándose que “el controlante de Lenga Patagónica es David Syre, un importante inversionista norteamericano que planeaba hacer un gigantesco proyecto ecológico”.

Según se reveló, “vencido el plazo del contrato, la empresa dueña de la estancia resolvió no renovar para poder concretar el proyecto ambientalista”, pero “Glisud SA hizo un reclamo por un supuesto daño comercial de US$ 1.200.000 y se proclamó como nueva dueña de la estancia” y además “extendió el territorio apropiado al escriturar como propios otros lotes de la estancia que no figuraban en la transacción original”.

De esta manera, advirtieron, Glisud “pasó de alquilar 24.000 hectáreas a declararse acreedora de una estancia de 30.000”.

Ante dicha situación “Lenga Patagónica SA inició un juicio para desalojar a los ocupantes que recayó en el juez Aníbal Rodolfo López Tilli, titular del juzgado N° 2 de Instrucción en lo Civil y Comercial de Tierra del Fuego”.

Pero, para deshacerse del problema, Glisud SA “le cedió el ‘derecho posesorio’ del campo a la empresa Deolinda SRL por la suma $ 240.000, un precio irrisorio para una propiedad valuada en al menos US$ 5 millones”, avanza el informe elaborado por el periodista Ignacio Montes de Oca.

Se precisó qee “Deolinda SRL pertenece al empresario de Río Grande Fernando Zapata y a su madre” y que “apenas tomó el control de la estancia María Cristina, el empresario comenzó a construir un nuevo casco, con todas las comodidades, aunque el terreno estaba en litigio”.

Además se denunció que “el lugar ya era visitado con frecuencia por varios integrantes de los Loffler” a quienes se los ubica como “una familia tradicional de Río Grande con fuerte injerencia en la política, la Justicia y el mundo empresarial de esa ciudad del norte de Tierra del Fuego”.

Se observó que “luego que Glisud SA tomara el control de la estancia María Cristina, la propiedad pasó a manos de Zapata, cercano a los Loffler”, tanto así que “de hecho, Guillermo Loffler (hermano de Damián y Ernesto) asumió la defensa de Zapata y el abogado José Rodas, integrante del estudio jurídico familiar, hizo lo propio con Deolinda SRL”.

En marzo de 2018, “la Cámara de Apelaciones de Tierra del Fuego falló a favor de Lenga Patagónica SA en la disputa por la estancia” porque “los abogados de Glisud SA no pudieron demostrar que la empresa haya sufrido un perjuicio millonario” y “a partir de allí quedó en duda la legitimidad de la cesión de ‘derechos posesorios’ a favor de Zapata”.

“El juez Ernesto Loffler, presidente de esa Cámara, se excusó de participar argumentando que su hermano Guillermo era abogado de una de las partes”, se avanzó, y se agregó el hecho de que “Zapata está casado con Carolina Requejado, prosecretaria de la Sala Civil de la Cámara”.

“Zapata explicó en su momento que no compró la propiedad, sino ‘derechos posesorios’ sobre 28.000 hectáreas para desarrollar actividades ganaderas y por un período de dos años”, se indicó, pero se anotó, a pesar de ello “construyó una casa de 300 m2 en la propiedad”.

"Caída la razón que esgrimía Glisud SA para apropiarse de la estancia, se cae también la cesión hecha a Deolinda SRL. Es como un castillo de naipes que se desmorona", explicó a www.infobae.com/ “una fuente judicial con acceso al expediente”.

Fuente: https://www.infobae.com/

 

Comentarios

Otras Noticias