Sin refrigeración y acumulados en depósitos

Cerca de 20 cadáveres sin enterrar ni cremar a raíz de una huelga gremial

El tenebroso episodio afecta a dos cementerios municipales en Mar del Plata, donde todo servicio se encuentra paralizado por una medida de fuerza sindical. Aseguran que los cuerpos que están en cajones sin estructura metálica se están 'pudriendo rápidamente', con el riesgo sanitario que esto representa.
martes, 8 de enero de 2019 · 20:05

Un difícil momento se encuentra atravesando por estos días la ciudad de Mar del Plata, a partir de una extensa huelga que mantienen trabajadores municipales que dejó -entre otros sectores- a ambos cementerios prácticamente sin actividad alguna, y decenas de cadáveres apilándose en cajones sin ser sepulatados ni cremados

 

En el marco de una situación que podría fácilmente emparentarse con una película de terror, desde comienzos de diciembre empleados del Municipio de General Pueyrredón decidieron llevar adelante una medida de fuerza gremial, tras no llegar a un acuerdo con las autoridades por un aumento salarial.

 

En este sentido, numerosas áreas como la recolección de residuos, mantenimiento de espacios públicos, barrido y limpieza no son cubiertas como debido, y tal es la virulencia del reclamo que hasta los cementerios municipales quedaron virtualmente acéfalos de personal.

 

Según informó ayer La Capital de Mar del Plata, unos 20 cadáveres esperan ser cremados o depositados en los nichos, con el agravante de que los dos depósitos adonde los cuerpos son derivados carecen de sistema de refrigeración. Y peor aún, en plena temporada de verano, cuando las temperaturas durante el día alcanzan fácilmente (y superan) los 30 grados centígrados.

 

Precisó además el citado diario marplatense que, ante la pérdida de un ser querido, los familiares del occiso se ven "imposibilitados de completar el proceso para despedir sus restos", y que sólo se cumplimentan algunas guardias mínimas.

 

Por último, se indicó que "no se trabaja en los nichos ni panteones", y que por varios días se guardan los cadáveres "en el depósito de capacidad reducida", siempre y cuando los ataúdes cuenten con una estructura metálica para evitar la putrefacción.

Comentarios