CAMBIO DE HORARIO BANCARIO

¿Bancos empleadores o al servicio de la comunidad?

El veto de la ley recién sancionada por la Legislatura fueguina, una decisión que el ejecutivo deberá tomar a más tardar esta semana para que luego pueda ser debatida, consensuada y evaluada por todos los sectores.
lunes, 5 de julio de 2021 · 12:02

La semana pasada en la legislatura se resolvió casi por unanimidad el cambio de horario bancario. Todos, excepto el legislador Federico Sciurano, acordaron acompañar esta medida que, sorpresivamente, se trató sobre tablas (*) y en último lugar; sin debatir o exponer entre Cámaras y el gremio bancario como se había resuelto días atrás.

(*) Mecanismo para tratar temas urgentes y de importancia que por algún motivo no pueden ser analizados y debatidos en comisión de legislatura.

 

El gremio

En declaraciones públicas, el secretario general de la Asociación Bancaria, Gustavo Fernández, hizo referencia a que ya no hay necesidad de ir a los bancos porque “las tecnologías han cambiado con las aplicaciones en los teléfonos” y que “los turistas utilizan el dólar en la calle porque el cambio los beneficia con respecto a la cotización oficial del banco”.

También expuso la necesidad de estar en sintonía con el resto de las provincias, con la excepción de Buenos Aires, que tienen el mismo horario bancario dispuesto ahora para Tierra del Fuego.

La necesidad por parte de las cámaras está dada principalmente por las estructuras administrativas en armonía con cuestiones climáticas y, principalmente fundamentado para que el sistema financiero sea un beneficio hacía la sociedad y no un beneficio hacia el empleado bancario.

Lo cierto es que, de seguir esta medida, el secretario Fernández se aseguraría el beneplácito de los empleados agrupados, algo que puede posicionarlo dentro del gremio como un logro para asegurarse unos años más en su puesto.

 

Situación de otras provincias

En ciudades como Neuquén, el ejecutivo municipal planteó en su apertura de sesiones ordinarias de este 2021 la posibilidad de cambiar el horario bancario de 10 a 15. Tras plantear la necesidad de lograr un reordenamiento en el centro de Neuquén, el intendente Mariano Gaido observó que “estamos proponiendo el cambio de horario bancario para evitar concentraciones de vehículos en horarios pico y mejorar la movilidad vial en el centro comercial, económico y financiero de la capital”.

El ejecutivo intenta demostrar hace tiempo, que en ese mismo horario se genera una gran aglomeración de gente, porque en ese momento confluyen inicios de jornada escolar, judicial, entre otros.

En otros distritos del país, como en Córdoba y la Provincia de Buenos Aires (la cual ya aprobó el cambio de horario), fue realizado específicamente en la "temporada estival", es decir, en verano, argumentando la compleja situación que los clientes atraviesan al tener que realizar sus trámites en medio de altas temperaturas debido a la imposibilidad de utilizar el aire acondicionado por la situación actual de COVID-19.

Dicho esto y conociendo las temperaturas en nuestra ciudad, estaríamos claramente de acuerdo con que no sólo nuestro clima no responde de igual forma en verano a esas ciudades, sino que todas ellas siguen manteniendo el horario de 10 a 15 en época invernal, algo totalmente indiscutible en el resto del país, pero si aprobado en votación por los legisladores de Tierra del Fuego, sin pensar en los clientes que concurrirán en medio de la oscuridad y las bajas temperaturas.

El sector comercial criticó fuertemente la medida abordada por la Provincia de Buenos Aires, argumentando que "si bien obedece a una lógica estacional, debería tener en cuenta también la merma que le impone al contexto comercial en que se encuentran instalados, y el fuerte golpe que han sufrido los comercios por la pandemia mundial".

Bajo el mismo argumento del cambio de horario por el clima, la ciudad de Mendoza plantea que los bancos cambien su horario de atención, realizando el trabajo personal de 8 a 15.30 y el horario de atención al público de 10 a 15 durante los meses de mayo, junio, julio, agosto y septiembre, con el objetivo de que "las personas no se expongan a las bajas temperaturas del invierno en el contexto de la pandemia".

Nuevamente nos viene a la mente la situación particular de Tierra del Fuego y las bajas temperaturas que se suscitan principalmente desde marzo a noviembre.

Sobre esta postura, algunos legisladores mendocinos indicaron que existen "desajustes de horarios, entendiendo que la actividad comercial se desarrolla horas posteriores a la apertura de la gestión bancaria y que estos desajustes provocan que las personas que se trasladan para realizar alguna operación bancaria, y deban realizar compras específicas, puedan encontrarse una mayor cantidad de tiempo circulando en la vía pública, contrariando las recomendaciones de aislamiento”.

 

Opinión Pública

La sociedad se expresó y dinamitó esta decisión contraria a las necesidades.  El tema quedó expuesto y puso de manifiesto que no sólo es voluntad de sectores comerciales, sino, que existe una postura más amplia sobre las necesidades del ciudadano que hace uso del sistema financiero en nuestra provincia.

Algunas afirmaciones fueron que debería haber un horario más extenso como por ejemplo de 8 a 16 ó de 10 a 17, como sucede en países más desarrollados, donde hay menos gente dentro de las estructuras porque la tecnología funciona mejor y el horario es más extenso.

En conclusión, el Poder Ejecutivo tendrá 10 días para vetar la ley o simplemente no interferir para confirmar dicho cambio promovido por el gremio bancario en sintonía con los legisladores, quienes acompañaron al gremio sin debate y tratado sobre tablas.

Lo cierto es que la sociedad en este caso no acompañó la decisión y solicita la intervención del Poder Ejecutivo junto a las cámaras. Claramente no hay sectores de poder o caprichos, sino que la sociedad se expresó y realizó un pedido generalizado para que el sistema financiero este a la altura de las necesidades, para que sea un servicio y no un beneficio para un pequeño sector.

Los bancos son empresas, por lo tanto viven de un servicio; porque si una empresa deja de ofrecer un servicio simplemente deja de existir a excepción de aquellas que están subsidiadas las cuales generan un mayor peso a la ciudadanía.

 

Comentarios