ADMITIÓ HABER INGRESADO A LA VIVIENDA AJENA PERO DIJO QUE "ESTABA BORRACHO"

Río Grande: Joven acusado de robar se defendió en la radio

El joven sobrino de un subcomisario de la Comisaría 5ta admitió haber ingresado a la casa de Chacra XI tras violentar un vidrio, pero explicó que 'no es un ladrón' y que sólo se confundió de casa ya que 'estaba muy ebrio'.
viernes, 20 de enero de 2017 · 08:33
El joven Pedro Lizárraga de 22 años, detenido el 8 de enero por violentar una ventana, ingresar, y robar -según la denuncia- en una vivienda ajena en el barrio Chacra XI, se presentó ayer en los estudios de la radio Aire Libre, donde admitió haber ingresado efectivamente a la casa, pero se justificó diciendo que lo hizo porque se confundió y porque "estaba muy ebrio".


La denuncia del hecho la había realizado la dueña de la vivienda, de nombre Gabriela, quien en el día citado reveló que un sujeto había ingresado a su casa -que estaba siendo cuidada por una amiga de ella-, tras romper un vidrio. Según la amiga de la dueña, Lizárraga se encontraba durmiendo en una de las camas y al despertar intentó robar pertenencias de la casa. Acto seguido, el joven intentó fugarse, pero fue detenido por la Policía local.


Ayer, casi dos semanas después, el acusado se presentó en los estudios de la radio local Aire Libre junto a su tía Noemí Lizárraga, donde señaló que "no es ladrón", que esa noche "estaba muy ebrio” y que por ese motivo "se confundió de casa porque estaba cuidando la casa de un tío al lado de la vivienda damnificada”.

 
"Esa madrugada había salido, me emborraché y no recuerdo más nada, solamente que amanecí detenido por un policía y con la presión baja, pero yo no le robé nada a la señora, es más, esa noche perdí mi billetera, plata y mi campera", explicó Lizárraga.

 
Al ser consultado sobre la rotura del vidrio, el joven señaló que su tío -dueño de la casa donde se quedaba-, le había indicado que "si alguna vez no podía ingresar a la casa con la llave, que rompiera el vidrio".

 
Acto seguido, en defensa de su sobrino, Noemí Lizárraga dijo: "Las dos casas tienen rejas negras, son marrones, tienen ventanales de frente, y se parecen mucho. A mí también me pasó de confundirme otras veces".

 
Por ahora el joven sobrino de un subcomisario de la Comisaría 5ta sigue imputado por este hecho delictivo y aún se espera el accionar de la justicia.

Comentarios