Cuatro meses de angustia y misterio

"A los dos días él ya iba al Casino, se mata de risa", afirmó la hija de Elsa Contreras

Ante la falta absoluta de certezas respecto del paradero de su madre y transcurridas semanas sin novedad alguna de la causa, la joven de Río Grande dialogó con los medios y aportó detalles explícitos; volvió a referirse a la pareja y afirmó que cada vez que se lo cruza por la calle se le ríe en la cara.
jueves, 13 de junio de 2024 · 22:13

Tras haberse cumplido esta semana cuatro meses sin noticias de María Elsa Contreras Navarro (69), su paradero sigue siendo desconocido. Desde aquel domingo en que -supuestamente- fue perdida de vista en la playa por su pareja en la zona norte de Río Grande, nunca más se supo qué pasó con ella y se realizaron numerosos rastrillajes por el lugar, sin resultados. Sus familiares más cercanos continúan exigiendo a la Justicia que el hecho no quede en la nada, y se siga actuando para dilucidar qué es lo que verdaderamente ocurrió.

 

"Hasta el moemnto no hay novedades, nada en concreto, cada vez que voy al juzgado la respuesta es "la seguimos buscando". Él nunca más se acercó a nosotros, por lo que supe un par de días atrás vendió el auto con el cual llevaron a mi mamá ese día a Punta María. Me pareció muy raro porque él se lo había comprado hace poco. Se deshizo prácticamente del auto", expresó a TVP Noticias Melisa Arismendi, la hija de Contreras.

 

La joven reveló a propósito de la pareja que "ahora lo vemos que anda caminando, cada dos por tres nos cruzamos en la calle", y aseguró que este hombre lleva una vida normal: "siguió con su vida, va al casino todos los días".

 

"El nunca mostró interés en buscarla, nunca se acercó ni él ni la hija a nosotros. Alguien, aunque sea dar la cara y decir: pasó esto.
El continuó con su vida, a los dos días (de la desaparición) estaba en el casino, yendo al supermercado, no tuvo ningún tipo de conciencia de decir "a mí se me perdió una persona", insistió Arismendi.

 

 


La hija de Contreras, todavía muy afligida por toda esta situación que atraviesan tanto ella como sus otros tres hermanos, señaló que "a nosotros esto nos mató a todos por igual, porque a un hijo ¿cómo le decís que no ves más a tu mamá?".

 


Agregó que la última vez que allanaron la casa de su madre "yo ingresé al domicilio y encontré medicación psiquiátrica en los bolsillos de su ropa, había incluso pastillas para dormir, cosa que me pareció sumamente raro porque ella no está medicada".

 

"¿Qué hacía con esas medicaciones? Lo presenté todo en la Justicia. Ellos siempre salían pero siempre acompañados, nunca solos, porque mi mamá al no meterse en el agua siempre quedaba en la orilla con alguien tomándose un café, compartiendo algo hasta que la pareja saliera de nuevo", amplió Melisa al noticiero.

 

"NO HAY UN CUERPO, NO HAY NADA"

Arismendi cuestionó que los rastrillajes y lo operativos de búsqueda se desplegaron en el mar/playa "solo por la versión de este señor, él dice que ella se adentró 200 metros adentro con marea baja y después cuando él volvió incluso estaba más adentro y ya no estaba mi mamá".

 

"A partir de los dichos de él se empezó a buscar en el mar y después en la orilla, pero nunca se encontró nada. Yo creo que lamentablemente esto lo tomaron como una desaparición más, dentro de nuestra isla hay un montón de gente desaparecida. Yo ví el auto esa madrugada en Río Grande y estaba lavado, cuando supuestamente después de haber ido a Punta María debería estar sucio. Cualquier prueba que pudo haber en ese auto se pudo haber borrado", arriesgó.

 

 

Por último, Melisa puso en duda lo acontecido aquella fatídica jornada, dado que "ellos se fueron a las 5 de la tarde y el dio aviso a las 9 de la noche, realmente qué pasó durante esa tarde no lo sé, no hay un cuerpo, no hay nada".

 

"Me lo tengo que cruzar acá continuamente en Río Grande, lamentablemente. Se ríe. El otro día tuve la oportunidad de cruzármelo y se lo dije: "¿Dónde dejaste a mi mamá, dónde está? Se mata de risa, creo que lo único que puedo hacer es que la gente, la misma sociedad lo condene, porque no podemos seguir permitiendo que personas desaparezcan. No es justo ni para mí como hija ni para nadie", sentenció.

Comentarios