Zona Franca

Preocupa Zona Franca en Santa Cruz

La resolución 31/2014 permite el ingreso de productos libres de impuestos para su posterior comercialización. Los productos autorizados serían desde electrónica hasta automóviles.
domingo, 16 de marzo de 2014 · 12:09

La iniciativa  estaría fundamentada por la situación geográfica y el efecto que causa en la economía local la cercanía con la zona franca de Punta Arenas, en el vecino país de Chile; pero por otra parte estaría preocupando la competencia que podría ocasionar en la industria de Tierra del Fuego. 

La medida se analiza en momentos en los cuales se debate el modo como continuará operando la industria electrónica local, a raíz de la gran cantidad de dólares que demanda en concepto de importaciones de componentes.

Habilitar la entrada de productos terminados sería como un anticipo a una eventual pérdida de beneficios que hoy beneficia a la industria fueguina, estiman algunos analistas. 

Atento a esta preocupación, el diputado nacional Rubén Sciutto sostuvo que "actualmente cerca del 40% de la población económicamente activa de Tierra del Fuego depende directamente del sector metalúrgico". Además agregó que "Es por eso que quienes representamos a la provincia debemos alzar la voz frente a la implementación de este accionar, que derivará en problemas de alto impacto social".

Sciutto también anticipó que efectuará un pedido de informe detallado a la Nación, en el cual pedirá que se explique el real alcance de la puesta en marcha de la zona franca de Río Gallegos y de qué manera será reglamentada para así evaluar los perjuicios sobre la industria fueguina.

El diputado alineado con el Frente Renovador comentó que no se puede "tomar como un hecho aislado el conjunto de acciones políticas que hoy nos están perjudicando. Debemos estar atentos a la creación de la zona franca de Río Gallegos"."Nos ven como los responsables de la fuga de dólares y todas las medidas implementadas en este último tiempo están siendo claramente orientadas a restringir la producción de la industria en Tierra del Fuego", reclamó el parlamentario.

Por su parte el diputado nacional por el Movimiento Solidario Popular, Oscar Martínez, señaló que desde su fuerza "Hemos leído el articulado de la reglamentación, en la que se habla de distintas alternativas e incluso de la posibilidad de generar cambios en los insumos para producir mercadería que sea exportada".

Advirtiendo que se trata de una reglamentación "compleja y contradictoria, teniendo en cuenta que hoy no hay ingreso de insumos importados, justamente por las medidas económicas que ha tomado el Gobierno". "Con la aparición de esta medida surgen algunas preocupaciones y habrá que interpretar cuál es el objetivo final que se persigue. Estamos produciendo el 90% de los electrodomésticos que se comercializan en el resto del país y esto podría afectar", concluyó el líder metalúrgico. 

 

Sobre la resolución: 

En el Art. 22 de la Resolución 31/2014, menciona la nomina de mercaderías de origen extranjero que podrán comercializarse (alimentos, electrodomésticos, prendas de vestir, materiales de construcción, juguetes, automóviles etc.)  

Personas físicas: En el artículo 8 se determina que quienes "accedan a la compra de mercaderías al por menor de origen extranjero dentro de la Zona Franca de Río Gallegos, en los comercios especialmente autorizados por el Comité de Vigilancia, gozarán de una franquicia máxima de dólares estadounidenses trescientos (US$ 300,00) por persona”. Además, menciona que "las franquicias establecidas son individuales, intransferibles y no acumulativas, no pudiendo ser utilizadas más de una vez por mes”. En tanto, "cuando los consumidores constituyan un grupo familiar -cónyuges e hijos menores de 16 años no emancipados-, la franquicia podrá ser utilizada en forma conjunta, inclusive cuando se trate de un único efecto. 

Automóviles: Respecto a la adquisición de vehículos automotores, la normativa determina que "podrá efectuarse exclusivamente por titulares del grupo familiar conviviente que acrediten debidamente residencia definitiva en Santa Cruz, quienes podrán adquirir un vehículo automotor dentro de este régimen cada cinco (5) años, contados a partir de la fecha de su patentamiento”. Aclara que "la circulación de vehículos automotores adquiridos por este régimen está restringida al ámbito de Santa Cruz”, por lo que "las salidas fuera de la provincia deberán ser autorizadas previamente por el Servicio Aduanero local como exportación temporal y por un plazo no mayor a noventa (90) días por año”, un régimen similar al de Tierra Del Fuego.Por último, "se establece como valor máximo CIF de compra por unidad vehicular la suma de dólares estadounidenses veinticinco mil (US$ 25.000,00). Dicho monto se eleva a la suma de dólares estadounidenses cuarenta mil (US$ 40.000,00) en caso de compras de pick up”. 

 

Industriales fueguinos en alerta

"Habilitan la entrada de productos terminados, que saldrán menos de la mitad de los que se ofrecen en la Argentina, mientras restringen los componentes para fabricar", se quejó un importante empresario de Tierra del Fuego que pidió no ser mencionado."Dicen que hay que cuidar la industria nacional y todo lo que ingresará será vía Chile y de origen asiático. Una vez más, el discurso oficial va por un lado y la realidad por otra", agregó el mismo empresario.

Desde AFARTE -entidad que reúne al grueso de los fabricantes de la isla- su titular, Alejandro Mayoral, relativizó el impacto de lo aprobado para Santa Cruz."En principio, se habla de una zona más comercial que de fabricación. No parece una medida ideada para la producción de electrónica. De nuestro lado, no estamos previendo cambios para Tierra del Fuego", expresó.

Pero desde cámaras como Camoca dan cuenta de la incidencia negativa que las zonas francas tendrán sobre lo que se produce hoy en el extremo sur del país."Esto no tiene más sentido que complicar a Tierra del Fuego. Hay que ver si a largo plazo la idea no es replicar el modelo y sumar un polo de producción en Santa Cruz", indicó a este medio un vocero de la organización. "Hoy la industria fueguina, está complicada por las trabas al ingreso de componentes y ahora se suma esto. Todo es muy contradictorio. Al estar exento de impuestos aquello que ingrese al país, es posible que ensamblar en Río Gallegos se haga más que atractivo para las empresas de electrónica", concluyó.

Por su lado Mauricio Claverí, economista de Abeceb.com, también observó las zonas francas de Caleta Olivia y Río Gallegos como la posibilidad de engendrar un nuevo centro de fabricación y ensamble."Al habilitar el ingreso irrestricto de componentes, tranquilamente la zona se podría consolidar como un lugar de producción alternativa. En definitiva, lo que se habilitó ahora es tecnología que también provendrá de los países asiáticos, así que nada cambiaría demasiado en cuanto a la calidad de las piezas", dijo a iProfesional.

 

*Fuente y fotografía; Infobae Profesional 

Comentarios

Otras Noticias