DESPUÉS DE 80 AÑOS

Río Gallegos vuelve a tener una Logia Masónica

El Gran Maestre Nicolás Orlando Breglia y el ex Gran Maestre Ángel Jorge Clavero, Gran Canciller de la Gran Logia de Libres y Aceptados Masones arribaron a la capital provincial de Santa Cruz para realizar el ‘Levantamiento de Columnas’ de la Masonería en Río Gallegos, después de 80 años. Participaron además masones de Río Grande, Punta Arenas, Porvenir, Puerto Natales, Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia, entre otras localidades patagónicas. De este modo, la Masonería argentina tiene presencia en todas las provincias argentinas.
martes, 20 de enero de 2015 · 06:57

La Logia en esta ciudad santacruceña fue nombrada "Renacimiento y Constancia 576” y es la predecesora de la antigua Logia "Rivadavia 312”.

"Una logia es un centro de formación ya que su misión es formar a las personas en una escuela de conducta y de conocimiento; de perfeccionarse en un pensamiento republicano, laico, de recuperar un poco los valores perdidos. Eso en esencia, es lo que propone la Masonería para la sociedad”, explicó Breglia.

Agregó que "hemos venido a Río Gallegos a ‘levantar columnas’ -como decimos nosotros- de una logia que hace unos 80 años que no funcionaba en esta ciudad. La Masonería, sobre todo en esta parte de la Patagonia y en el resto del país, se fue retirando un poco de la sociedad, por la aparición y las presiones de un dogmatismo fascista a partir de la Década del ’30, que fue presionándola, expulsándola y cerrándola en sus templos y tuvo que cerrarse en sus templos para protegerse”.

En este sentido observó que "a la Masonería le fue muy mal con las dictaduras y muy bien con las democracias. Por eso, a partir de 1983 empezamos nuevamente a aparecer en la sociedad y lentamente a construir; dejamos de ser secretos para ser discretos y empezar a plantear la necesidad de una formación de valores un poco olvidados de la sociedad”.

A modo de síntesis, dijo que "los principios de la Masonería están resumidos en la Constitución Nacional, si bien es más amplia”.

Una institución ligada a la historia

El Gran Maestre reparó que la Masonería fue constructora de la independencia de los modernos países, tanto de América como del resto del mundo. Gran cantidad de próceres, políticos, militares, escritores, periodistas, científicos, educadores, artistas, activistas por la democracia y los derechos humanos, profesionales en diversos campos, fueron masones.

"La Masonería está presente en el país desde fines de Siglo XVIII. Participó activamente en la Revolución de Mayo, en todo el proceso emancipador, en la Asamblea del Año XIII, en la Generación del ’37, en la constitución del Estado en 1853; también en la Tenida de la Unidad Nacional de 1860 donde se decide la incorporación del Estado de Buenos Aires a la Confederación Argentina y donde Mitre y Urquiza –que eran los jefes unitarios y federales, respectivamente- se afilian a la Logia Confraternidad Argentina N°2 y juran pacificar el país y unificarlo”.

De ahí se explica el extraño desenlace de la Batalla de Pavón, donde el entrerriano abandona el campo de batalla. "Cuando Urquiza se enfrenta contra Mitre en la Batalla de Pavón, los dos pertenecían a la misma logia y este abandono del campo de batalla fue en realidad un renunciamiento de Urquiza, reconociendo la preeminencia de Buenos Aires, que era un Estado poderoso económicamente y él estaba convencido de que la Confederación no podía subsistir sin el concurso de Buenos Aires”.

Breglia desmitificó algunos conceptos del imaginario popular sobre la Masonería, que por cierto no es ni una institución que practique ritos satánicos ni mucho menos una camarilla de hombres poderosos de la elite que busca hacerse del control de los resortes del poder y la sociedad. Primero, para ser francmasón la persona debe creer en Dios, de hecho los masones argentinos son en su mayoría católicos, cristianos y judíos; también deben ser hombres libres y de buenas costumbres morales y tener conciencia cívica. El fanatismo y la ignorancia, la mentira y la traición son sus peores enemigos.

"Logia significa ‘lugar’ –explicó Breglia- porque refiere a un ámbito donde se reúne un determinado grupo de gente, que trata de buscar –en nuestro caso- un mundo y una sociedad diferente, donde impere la virtud, donde se respete la palabra empeñada y trata de perfeccionar al hombre permanentemente. No hacemos cosas raras ni estamos con cosas extrañas; lo nuestro es total y absolutamente racional y trata de buscar el perfeccionamiento del hombre. Bajo ese punto de vista, nosotros no creemos en los hombres providenciales; creemos en el hombre que se va construyendo a sí mismo”, contrastó.

Añadió en palabras de San Martín, que "el hombre es artífice de su propio destino. Justamente San Martín es el Gran Iniciado y es un hombre importantísimo en la historia y si uno analiza toda su conducta, es una conducta masónica; de desprendimiento, de desprecio al lujo, no le interesaba que lo homenajeen o lo elogien, porque hacer el bien es considerado como una obligación para el masón”.

El titular de la Masonería argentina destacó el estrecho contacto que tiene esta institución con la Gran Logia de Chile y con las otras logias hermanas de Latinoamérica. "El contacto fluido comienza con la Logia Lautaro que se instala en Buenos Aires y que tuvo como objetivo la Independencia de Chile. Crean logias lautarinas en Córdoba y Mendoza y después se crea la Logia Lautaro también –una filial- en Santiago de Chile y dos hermanos marchan juntos para la independencia de ese país, que fueron San Martín y O’Higgins”.

"Llegó el momento en que Rosas y Sarmiento se den la mano”

Aparecida en Europa entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, la masonería moderna o ‘especulativa’ ha sido descrita a menudo como un sistema peculiar de moral, bajo el velo de alegorías y enseñada por símbolos. Se presenta a sí misma como una herramienta de formación, con un método particular que, basado en el simbolismo de la construcción, permite a sus miembros desarrollar su capacidad de escucha, de reflexión y de diálogo, para transmitir estos valores a su entorno.

El Gran Maestre sostuvo que "nuestras raíces se remontan a los orígenes de la humanidad y lo que se espera de la Masonería para el futuro, es justamente es crear un ámbito neutral de debate; buscar grandes objetivos nacionales y políticas de Estado, tratar de ‘abuenar’ a la sociedad porque venimos de un pasado de enfrentamientos y de luchas muy duras; de una política y una historia maniqueísta donde están los buenos y los malos. Nosotros proponemos pacificar a la sociedad; crear una historia de unión nacional. Nosotros decimos que ha llegado el momento de que Rosas y Sarmiento se den la mano y lograr justamente la unidad nacional. ¿Cómo lo vamos a lograr? Exaltando en Rosas como el defensor de la soberanía del país y en Sarmiento como el padre de la educación en la Argentina”.

Comentarios

Otras Noticias