CUESTIÓN MALVINAS

Arguello cuestionó tibieza de la política exterior argentina

El secretario de Representación Oficial para la Cuestión Malvinas observó que 'mientras el reino unido hace ejercicios militares en Malvinas, nuestra cancillería habla de 'diferencias históricas'.
jueves, 25 de octubre de 2018 · 09:09

El secretario de Representación  Oficial para la Cuestión Malvinas, Jorge Argüello, lamentó la reciente visita del Canciller Jorge Faurie a Londres, y a las últimas provocaciones unilaterales británicas en la zona en disputa.

Tras señalar que “desde el 15 al 29 de octubre el Reino Unido está llevando a cabo ejercicios militares en el área de las Islas Malvinas de forma contraria a las Resoluciones de las Naciones Unidas y pese a las protestas argentinas”, el funcionario provincial fustigó que “a más de 12 mil kilómetros de distancia, el Canciller argentino Jorge Faurie mantiene una reunión bilateral con el Canciller británico Jeremy Hunt en Londres ‘entablando un diálogo sustantivo y constructivo con el Reino Unido’ (conforme el sitio oficial de la Cancillería)”.

“Resulta incomprensible que el Canciller de la Nación se encuentre en la capital del Estado que, violando lo establecido por la comunidad internacional y de forma contraria a lo pregonado en los últimos tiempos respecto a una nueva relación bilateral, está llevando a cabo ejercicios militares con lanzamiento de misiles en el área en disputa”, expresó Argüello.

“Es cuanto menos inaceptable y de una preocupación extrema que en dicha situación, el Canciller de la Nación hable de un “diálogo sustantivo y constructivo con el Reino Unido” y sobre un “entendimiento respecto de vuelos que permitirán una mayor conexión entre el territorio continental y las Islas”, afirmó.

A su vez recordó que “desde la puesta en marcha del Acuerdo Foradori-Duncan del 13 de septiembre de 2016, el Reino Unido ha actuado de forma provocativa y contraria al espíritu de acciones positivas con miras a fortalecer la vinculación bilateral en términos de cooperación y diálogo entre ambos países”.

“Con estos antecedentes inmediatos, el comunicado de la Cancillería habla de ‘históricas diferencias’ cuando, conforme a las Naciones Unidas y al derecho internacional, estamos en presencia de una disputa de soberanía por las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”, contrapuso.

El funcionario recordó que en ámbitos diplomáticos “el lenguaje empleado no es inocente. Se enmarca en un claro actuar con el objetivo de disminuir al mínimo el reclamo soberano de nuestro país y de conformidad a lo establecido en el Foradori-Duncan, el cual tampoco menciona la cuestión de la soberanía”.

Advirtió que “el reclamo de soberanía es el elemento esencial que debiera ser primordial y encontrarse presente ante cualquier negociación con el Reino Unido”.

Comentarios