Polémica

Tras escraches en Río Grande, Oscar Martínez trató de “miserables” a Blanco, Pauli y Stefani

El secretario de la UOM reconoció que "algunos compañeros" participaron del escrache contra el senador radical por votar a favor de la Ley Bases; respondió en declaraciones públicas a las críticas de los diputados fueguinos quienes apuntaron contra los sindicalistas por "corruptos y mafiosos". El gremio emitió un duro comunicado acusando a los tres dirigentes nuevamente de "traidores y cómplices".
martes, 18 de junio de 2024 · 11:38

A partir de la aprobación de la Ley Bases comenzaron una serie de escraches en la provincia a los diputados Santiago Pauli y Héctor Stefani por apoyar esta iniciativa, que alcanzaron mayor relevancia luego de que el senador Pablo Blanco fuese amenazado en el Aeropuerto de Río Grande por un grupo de manifestantes el viernes pasado. 

 

Blanco, que tuvo que ser retirado y escoltado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria hasta su domicilio, acusó directamente a la UOM de Río Grande de perpetrar este ataque. Mientras que en simultaneo, Pauli repudió este escrache y apuntó que “los dirigentes sindicales de la UOM son una manga de corruptos y mafiosos que se hacen los malos porque vienen de a varios, típico de miedosos que usan a los trabajadores como escudo, pero cuando te cruzan solos no dicen ni mu”.

 

Esta mañana, el secretario general de la UOM de Río Grande Oscar Martínez respondió a las acusaciones de Blanco, Pauli y Stefani tratándolos de “miserables que no tienen legitimidad” y reconoció que “algunos compañeros” del gremio participaron del escrache contra el senador radical.

 

“Lo que pasó en el Aeropuerto la verdad es que no fue nada ilógico, teniendo en cuenta que el propio Blanco había provocado en todas las oportunidades. Incluso en su discurso en la Cámara, manifestó toda una contundencia y una firmeza de valores y de corajes para rechazar cada uno de los puntos, e incluso la propia Ley Bases, que después fue cambiando. Porque él cambia todo el tiempo, según le convenga”, cuestionó en declaraciones con Radio Provincia.

 

 

En relación con lo anterior, el dirigente sindical apuntó: “Cuando Blanco llegó al Aeropuerto se dio cuenta de que no tenía todo el coraje, o no lo había traído, porque lo dejó en el sillón del Senado. Pero esto a quienes llevan adelante funciones en la política no le debe preocupar, no es la primera vez que este senador atravesó estas situaciones”. 

 

Por lo tanto, Martínez justificó que “hubo algunos compañeros y compañeras que se fueron a expresar como una demostración legítima de las libertades democráticas que vemos”, y apuntó que esto sirvió para que “Blanco se victimizara y saliera por todos los medios hablando con sus socios Stefani y Pauli sobre ‘corruptos y mafiosos’”. 

 

“Nosotros tenemos el orgullo de integrar la UOM porque siempre defendimos las libertades democráticas, luchamos por los derechos y acompañamos al pueblo en cada uno de los reclamos. Estos miserables no tienen ninguna legitimidad para venir a cuestionarnos”, arremetió.

 

 

Sumado a las declaraciones de Martínez, la propia UOM de Río Grande emitió un duro comunicado titulado "La patria no se vende", criticando que "el autoritarismo y la soberbia no los deja ver a los fachos, ni mafiosos, ni corruptos; trabajadoras y trabajadores expresándose legítimamente”.

 

"Mano de Yeso Blanco provoca por los distintos medios abusando de esa impunidad que disfruta siendo un parasito del Estado (es decir pagado por el pueblo) desde el inicio de los 90 y después se asusta y le da miedito, entonces se escapa rodeado de la policía para intentar transformarse en víctima. Reafirmamos cada expresión de traidor a él y sus cómplices de Pauli y Stefani”, dispararon públicamente.

Galería de fotos

Comentarios