EL ESTRÉS

Las consecuencias de "morderse" las uñas

Si habitualmente te mordés las uñas, es importante que leas esta nota, en donde se detallan las principales consecuencias.
viernes, 22 de agosto de 2014 · 11:40
Según la doctora Rochelle Torgerson, dermatóloga de la Clínica Mayo (Chile), poner las manos sucias en la boca aunque parezcan limpias, puede aumentar el riesgo de contraer un resfrío u otra enfermedad. Además se  incrementan las posibilidades de sufrir paroniquia, una infección de la piel que rodea la uña.
 
Si la persona tiene enrojecimiento, hinchazón, dolor y malestar en la zona que rodea la uña, es señal de infección, agrega Torgerson, quien explica que la mayoría de los casos de paroniquia son producidos por bacterias, aunque también puede ser producto de hongos.
 
Por otro lado, si quien se muerde las uñas tiene una verruga, al hacerlo se aumenta el riesgo de propagarla a otras partes de las manos. Esto pasa porque las verrugas son causadas por uno de los muchos tipos de virus del papiloma humano (VPH), el cual se transmite como una infección.
 
Aunque los efectos de este tipo de infecciones suelen ser temporales, cuando duran más de dos semanas se pueden producir modificaciones permanentes en el aspecto de la uña, como efecto del traumatismo reiterado.
 
Además de morderse las uñas, algunas personas también tienen el hábito nervioso de empujarse las cutículas de los pulgares hacia atrás, lo que deforma la uña y aumenta el riesgo de infecciones.
 
Pero no sólo las manos pueden ser las perjudicadas. Comerse las uñas también puede provocar efectos sobre los dientes, como el daño al esmalte o desplazamientos.
 
¿Cómo dejar el hábito?
 
Torgerson afirma que la mayoría de la gente que se come las uñas, lo hace como una forma de aliviar o canalizar el estrés.
 
Por este motivo, es importante encontrar otra manera de relajarse y liberar la tensión que no implique lastimar ni morder partes del cuerpo.
 
Se puede intentar girar un anillo o jugar con una pulsera en reemplazo. "Básicamente, en lugar de decirle a alguien que simplemente pare de hacerlo, tal vez puedes pensar en otra manera de aliviar el estrés”, dice la experta.
Más de

Comentarios

Otras Noticias