ALIMENTACIÓN

El huevo no sube el colesterol, según el Ministerio de Salud

Se comparó al huevo con las calorías de una manzana y aclararon que debería ser incluido en las dietas de bajas calorías.
martes, 02 de septiembre de 2014 · 17:52

"Es un evento único en su tipo y fundamental para la salud pública si tenemos en cuenta que el 30 por ciento de todas las enfermedades se producen por alimentos y que, por otra parte, no podemos vivir sin alimentarnos”, dijo hoy el Ministro de Salud de Buenos Aires, Alejandro Collia, en la inauguración de la cumbre.

La titular de la Oficina de Alimentos, Mónica López, dijo que entre hoy y mañana habrá más de 50 ponencias y talleres que abarcan desde cuestiones sanitarias como la importancia de la lactancia materna hasta las reglas para poder comercializar productos en la Provincia. "Es un megaencuentro que aborda al alimento desde la salud, las leyes, la industria, la tecnología y el placer tan humano de cocinar y comer”. 

De todas las proteínas presentes en los alimentos, el huevo contiene la de mejor calidad. Solo lo superan las proteínas de la leche materna, que es el alimento perfecto. Además, menos la C, el huevo contiene todas las vitaminas y minerales.

La encargada de defenderlo en la Cumbre de Alimentos fue la nutricionista y referente de la Cámara del Huevo, Romina Sayar, que ni bien inició su ponencia desmintió que el huevo eleve el colesterol.

La experta se encargó de aclarar que aquellas personas que sufren de colesterolemia no tienen que excluir al huevo de la dieta sino a los alimentos ricos en grasas saturadas, presentes en las carnes, los lácteos y algunos aceites.

"El huevo contiene colesterol pero es muy bajo en grasas saturadas que es lo que realmente tiene que evitar la persona con colesterolemia”, detalló Sayar. Incluso, precisó que contiene sustancias esenciales y grasas instauradas que, lejos de bloquear las arterias, favorecen la salud cardiovascular.

Otra sorpresa: el huevo es light. Pese a lo que se suele creer, Sayar afirmó que resulta "ideal para incorporar en dietas bajas calorías porque aporta las mismas proteínas que una manzana y logra saciarnos rápidamente”.

En cualquiera de sus múltiples variantes, poché, frito, duro o revuelto, aporta altos niveles de "colina”, una sustancia considerada un nutriente esencial por el Instituto de Medicina de los Estados Unidos. Mejora el funcionamiento cerebral, ayuda al desarrollo fetal y previene los problemas del tubo neural (espina bífida o anencefalia) en bebé por nacer.    

Por eso la especialista lo recomendó en el embarazo. A los bebés se les puede ofrecer la yema mezclada en papillas a partir de los 6 meses de vida y, recién a partir de los 10 meses, se les puede incluir la clara.
Más de

Comentarios