Salud

Consejos para prevenir el Dolor de cuello

Muchas veces padecemos estos dolores de manera crónica y nos acostumbramos a ellos. Cómo evitarlo.
miércoles, 07 de enero de 2015 · 18:49

Siete de cada diez personas padecen o van a padecer en algún momento de sus vidas dolor en hombros y cuello.

El dolor de cuello muchas veces es provocado por un trabajo en exceso de los músculos por tratar de recuperar la curva normal de las cervicales, lo que ocasiona contracturas musculares y dolores de cabeza.

También suele ser provocado por malas posturas del cuerpo, ya sea en el trabajo, cuando pasa demasiado tiempo sentado o en la computadora.

Los masajes pueden ser útiles, pero si no se corrigen las posturas que utilizamos, no sirven de nada, ya que disimulan los síntomas, creando alivios temporales que luego se van.

Se recomienda visitar a un quiropráctico para que corrija la posición de las vértebras y trabaje sobre las tensiones musculares que pueden aparecer sobre los hombros, columna o pelvis.

Las causas más frecuentes que ocasionan estos dolores son: Debilidad en músculos, malas posturas, doblarse hacia adelante mientras se trabaja, factores emocionales, entre otras.

Te compartimos algunas recomendaciones para evitar estos dolores:

Dormir en un colchón firme. Ayuda a mantener la cabeza en línea horizontal con el cuello y la espalda.

Evitar las almohadas altas. Son necesarias para mantener el normal alineamiento del cuerpo, debe tener aproximadamente el ancho del hombro. También se puede probar dormir días de por medio sin almohada.

Sentarse en una silla firme, con la posición correcta. Si los huesos que se encuentran en la base del cráneo no tienen el soporte adecuado, facilita dolores en la zona del cuello y hombros.

Levantar objetos del suelo con cuidado. Doblar las rodillas y mantener la espalda recta con las piernas abiertas, encima del objeto. Siempre levantar objetos lo más cerca del cuerpo.

No dormir boca abajo. Además de perjudicar la espalda, daña las vértebras del cuello. La posición fetal -de costado con las rodillas hacia el pecho- es la más recomendada.

Abrigar el cuello. Evitar que el cuello tome contacto con el frío o la humedad, para evitar rigidez.

Más de

Comentarios