Tecnología y Salud

Usar Smartphone te envejece

También puede generar una doble papada debido a la flexión continuada del cuello.
martes, 31 de marzo de 2015 · 15:58

Muchas son las ventajas de los Smartphone y otros dispositivos móviles a la hora de comunicarse, sin embargo, el uso constante de estos aparatos puede acelerar el proceso de envejecimiento de nuestro cuerpo.

La adicción a estos dispositivos puede conllevar trastornos físicos tales como ojeras, arrugas en el entrecejo y contorno del ojo, doble papada en el cuello y un envejecimiento más rápido de nuestra piel.

Según un estudio de Oracle Eloqua, miramos la pantalla de nuestro Smartphone cerca de 150 veces al día, ya sea para llamar, revisar notificaciones, "whatsappear", hacer fotos, jugar, o incluso ver la hora.

Statistic Brain, realizó una encuesta que determinó que el 29% de las personas que tienen un Smartphone, lo revisan apenas se levantan.

A continuación un enlistado que anuncia los perjuicios del uso descontrolado del Smartphone:

  • Disminuye la melatonina: Las ondas electromagnéticas que generan las pantallas los dispositivos electrónicos alteran el ritmo del sueño, reduciendo los niveles de melatonina, hormona encargada de administrar energía al cuerpo, lo que termina provocando un mal descanso. También puede alterar el ciclo REM (estado de sueño profundo).
  • Provoca granitos. En las pantallas táctiles podemos hallar 18 veces más bacterias perjudiciales que la tapa del inodoro. Tener contacto con el aparato y nuestro rostro varias veces por día provoca grasitud en la piel. Cuando nuestro teléfono está apoyado en nuestro rostro (como cuando hablamos), este calienta la piel y favorece la aparición de granitos, eccemas y hasta manchas.
  • Causa envejecimiento prematuro. Las ondas electromagnéticas de las redes Wi-Fi y las del celular provocan un exceso del estrés oxidativo, que impacta sobre la piel, dejándola más opaca y menos tersa.
  • Forma una doble papada. El padecimiento también es conocido como "cara de Smartphone” y se debe a la falta de elasticidad de la piel y en los músculos de la cara debido a que cuello está siempre doblado hacia abajo, lo que conlleva a la aparición de un doble mentón.
  • Crea malas posturas. Puede provocar tensiones en las manos y en los brazos debido al constante uso de los teclados táctiles.
Más de

Comentarios

Otras Noticias