PREVENCIÓN

Ecografiar el corazón del feto ayuda a salvar vidas

El 94% de los bebés con malformaciones cardíacas sobreviven si son tratados a tiempo y en forma adecuada, explica un profesional especializado.
miércoles, 30 de septiembre de 2015 · 12:51
De las anomalías que pueden llegar a tener los bebés recién nacidos, las cardiopatías congénitas son las más comunes: en Argentina nacen al año más de 7.000 niños con esta patología, principal causa de muerte en menores de un año.
 
Sin embargo "gracias al diagnóstico precoz y a un tratamiento oportuno, el 94% de los casos sobrevive a la intervención inicial”, aseguró el doctor Ignacio Lugones, cirujano cardiovascular pediátrico, con motivo de haberse conmemorado ayer el Día Mundial del Corazón.

Las cardiopatías congénitas (CC) son varias enfermedades que afectan la estructura y la función normal del corazón.

Ecografía al feto 

"Lo ideal es diagnosticar la cardiopatía congénita durante el embarazo. Esto es posible: se realiza una ecografía al feto para evaluar su corazón en detalle. El diagnóstico prenatal permite optimizar la atención del bebé apenas nace, dándole los cuidados especiales en un hospital preparado para atender estos casos. Esto evita muertes y disminuye las complicaciones tanto pre como postoperatorias”, señaló Lugones.

Recordó que se está impulsando un proyecto de ley nacional que haga obligatoria la evaluación cardiológica fetal completa en todo el país. El proyecto incluye también la realización obligatoria de una oximetría de pulso a todos los recién nacidos.

Oximetría de pulso

Este estudio es barato e indoloro, y consiste en medir la oxigenación de la sangre con un pequeño dispositivo apoyado en un dedo. "Un valor de oxigenación bajo puede deberse a una cardiopatía, y de esta manera se puede orientar el diagnóstico en muchos de los casos”, destacó Lugones y añadió: "esta rutina no es obligatoria en nuestro país, por lo que perdemos una oportunidad inmejorable de identificar los niños afectados. Cuando no se hace el diagnóstico en la etapa prenatal ni en la neonatal, la cardiopatía se sospecha más adelante en la vida del niño, lo que aumenta mucho el riesgo de que se produzcan complicaciones”.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad puede realizarse en general con la evaluación clínica del cardiólogo, un electrocardiograma, una radiografía de tórax y un ecocardiograma doppler color. En determinadas ocasiones es necesario hacer otros estudios (resonancia magnética, tomografía computada o un cateterismo cardíaco).

"Gracias al diagnóstico precoz, el refinamiento de las técnicas quirúrgicas, anestesia y perfusión (introducción lenta y continuada de una sustancia medicamentosa o de sangre en un organismo), y los adelantos en los cuidados pre y postoperatorios, podemos reparar con éxito malformaciones complejas a edades muy tempranas, muchas de ellas en etapa neonatal”, agregó Lugones. 

Proyecto de ley

Se está impulsando un proyecto de ley nacional que haga obligatoria la evaluación ecocardiografica fetal para todas las embarazadas y la oximetría de pulso para todos los bebes recién nacidos. Esto permitirá la detección y el diagnóstico temprano de casi todas las cardiopatías congénitas. De esta manera se podrá prever que los niños nazcan en centros equipados para brindarles la atención que necesitan, reducir la mortalidad asociada a las cardiopatías congénitas gracias al diagnóstico oportuno, como así también disminuir el riesgo de secuelas en los niños.

En el sitio www.change.org y se está realizando una campaña para impulsar esta iniciativa por medio de la petición "Tratar y aprobar proyecto de ley para la detección precoz de las cardiopatías congénitas”.
Más de

Noticias Relacionadas

Comentarios