¿LO SABÍAS?

Los alimentos para controlar la ansiedad

Los científicos descubrieron que las dietas bajas en magnesio aumentaban los comportamientos asociados a la ansiedad.
lunes, 09 de mayo de 2016 · 19:01
Los alimentos pueden ser alternativa al control de ansiedad. La lista de alimentos que contribuyen a bajar la ansiedad comienza con los alimentos ricos en magnesio.  
 
En un experimento con ratones, los científicos descubrieron que las dietas bajas en ese mineral aumentaban los comportamientos asociados a la ansiedad.

Para combatir este estado es necesario incluir en la dieta abundantes verduras de hojas verdes, los frutos secos, las legumbres o las semillas y granos enteros (avena, quínoa, trigo sarraceno).

También los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 pueden reducir la ansiedad. Así lo determina una investigación en la que participaron un grupo de estudiantes de medicina en 2011.

Hasta ese momento, alimentos como el salmón, las sardinas o los boquerones, únicamente habían sido descritos por su potencial contra la depresión.

Los espárragos  se suman a las sugerencias. De hecho, el gobierno de China decidió aprobar el uso de un extracto de dicho vegetal tanto para alimentos como para ingrediente natural de bebidas, debido a sus propiedades anti-ansiedad.

Un aliado para esta situación es el chucrut: el consumo de alimentos ricos en probióticos combaten la ansiedad, según concluyó un reciente estudio publicado en la revista Psychiatry Research.

A lo ya citado se suma un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard que revela que los alimentos con alto contenido en vitaminas del grupo B como las almendras, los plátanos, los tomates o la calabaza, otorgan bienestar estimulando la liberación de neurotransmisores como la serotonina y la dopamina.

Asimismo, diversas investigaciones detallaron que unos niveles altos de ansiedad están relacionados con unos bajos niveles de antioxidantes.

Por ello, para aliviar los síntomas de los trastornos de ansiedad, lo ideal es tomar alimentos ricos en estas moléculas como las frutas (manzanas, ciruelas y cerezas), las bayas (moras, arándanos y frambuesas), los frutos secos (nueces), las verduras (alcauciles, espinacas, remolacha y brócoli) y especias como la cúrcuma o el jengibre.

Entre las recomendaciones generales que explica la edición online de Muy Interesante, aparecen evitar las grandes cantidades de hidratos de carbono simples (como los que se encuentran en los alimentos procesados), tener estructurado un horario de comidas e intentar no saltarse ninguna y limitar o evitar el alcohol y la cafeína.
Más de

Comentarios