calidad de vida

La hamaca paraguaya tiene importantes beneficios para el cerebro

Usar esta hamaca ayuda a conciliar mejor el sueño, y un mejor descanso durante la noche.
viernes, 01 de febrero de 2019 · 13:55

Cualquier persona que alguna vez haya puesto a dormir a un bebé meciéndolo suavemente o que haya dormido una siesta en una hamaca paraguaya, sabe que mecerse promueve el sueño. ¿Pero por qué?

Para entender este fenómeno y los mecanismos cerebrales, los investigadores de las universidades de Ginebra (UNIGE), Lausana (UNIL) y de los Hospitales Universitarios de Ginebra (HUG), en Suiza, hicieron dos estudios que muestran que el movimiento lento y repetido durante la noche modula la actividad de las ondas cerebrales. En consecuencia, el balanceo no solo induce a un sueño más profundo, sino que también ayuda a fortalecer la memoria, que se consolida durante ciertas fases del sueño.

Los científicos ya habían demostrado en un estudio anterior que el balanceo durante una siesta de 45 minutos ayuda a las personas a dormirse más rápido.

Pero, ¿cuáles son los efectos de este movimiento lento en el cerebro?

Los investigadores realizaron un nuevo estudio y sus resultados se detallan en Current Biology. El estudio, dirigido en Ginebra por Laurence Bayer, investigador del Departamento de Neurociencias Básicas de la Facultad de Medicina de UNIGE, explora el impacto del balanceo continuo en el sueño y en las ondas cerebrales que lo caracterizan. 

18 adultos jóvenes sanos pasaron dos noches en el Centro de Medicina del Sueño, uno en una cama móvil y el otro en la misma cama, pero en una posición inmóvil.

"Una buena noche de sueño significa quedarse dormido rápidamente y permanecer dormido toda la noche”, dice Laurence Bayer. “Sin embargo, observamos que nuestros participantes, aunque dormían bien en ambos casos, se quedaron dormidos más rápidamente cuando se mecían. Además, tenían periodos más largos de sueño profundo y menos ‘micro despertadores’, un factor frecuentemente asociado con la mala calidad del sueño", agregó.

Comentarios