actualidad

Coronavirus: vacuna de hace un siglo limita los contagios de COVID-19

Desde Israel afirman que esta vacuna, usada hace más de cien años, muestra resultados positivos en la lucha contra la pandemia actual. ¡Mirá!
miércoles, 26 de agosto de 2020 · 16:41

Expertos de Israel defienden que la vacuna que actualmente se usa para combatir la tuberculosis es también efectiva para limitar los contagios y la gravedad del coronavirus.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que no hay pruebas que respalden que el uso de la vacuna contra el Bacilo Calmette-Guérin (BCG) también sea beneficioso para luchar contra el coronavirus COVID-19.

El equipo de Nadav Rappaport, del departamento de biología computacional de la Universidad de Ben Gurión, en el sur de Israel, contradice a la OMS después de haber estudiado estadísticas del 63% de la población, esto es, de dos tercios de la población mundial, y argumenta que tres décadas después de que muchos países, incluido Israel, eliminaran gradualmente las inyecciones generales de BCG, deberían considerar restaurarlas para combatir la pandemia.

“Descubrimos que los países con más cobertura de BCG en los últimos 15 años tienen mejores resultados con respecto al coronavirus: menores tasas de mortalidad y menos personas infectadas”, detalla Rappoport en comunicado de la universidad.

La inyección de BCG, usada principalmente para combatir la tuberculosis, comenzó a administrarse a humanos hace 99 años, en julio de 1921. Y si bien los investigadores dicen que el BCG no sustituiría a una vacuna contra el Covid-19, sí que insisten en que los datos demuestran que su cobertura contribuye a la “atenuación de la propagación y la gravedad de la pandemia”.

Lo que se sabe hasta el momento

La coautora del estudio Michal Linial de la Universidad Hebrea de Jerusalén dijo que, si bien la OMS se opuso firmemente al uso de esta vacuna contra el virus, su equipo cree que los países que no usan BCG deberían considerar hacerlo de inmediato, porque, según dijo: “No hay nada que perder, pero mucho que ganar”.

Linial afirma que si se tratase de una vacuna experimental no sería tan arrojada, sin embargo, al tratarse de una vacuna de casi un siglo y con miles de millones de personas que la recibieron, se atreve a aconsejar la renovación de su uso.

Comentarios