VIOLENCIA DE GÉNERO

Clarín se hace eco de los dichos de la hija de Alika Kinan

El pasado 3 de junio la adolescente de 15 años, hija de la victima de trata Alika Kinan fue oradora en el acto central con 'un duro discurso sobre lo pasado por su madre'. El diario Clarín publica y destaca sus dichos.
viernes, 10 de junio de 2016 · 09:58

Alikita, tal como la llama su mamá tiene 15 años y es hija de Alika Kinan la sobreviviente del delito de trata en Tierra del Fuego. Su hija fue oradora en la marcha Ni Una Menos del pasado 3 de junio en el acto central donde dio un discurso sobre lo que ha vividio junto a asus hermanas y el deseo de no más mujeres víctimas de violencia de género en todos sus espectros.

Pasaron muchas cosas en la segunda jornada de #NiUnaMenos. Mujeres de todo el país marcharon en sus ciudades exigiendo que se termine la violencia machista. Muchas portaron carteles con fotos de víctimas. Otras entonaron canciones de protesta. Y también estuvieron las que leyeron. En Ushuaia, las lúcidas palabras de una chica de 15 años cortaron el frío de la tarde.

"Mi nombre es Alika, hija de Alika Kinan, sobreviviente del delito de trata con fines de explotación sexual. Lo que también me convierte a mí y a mis hermanas en sobrevivientes del mismo delito”, empezó.

Por la densidad de sus palabras, el Inadi la invitó al Parlamento Federal Juvenil, un encuentro que reunirá en el Congreso de la Nación a estudiantes de todo el país para intercambiar ideas, dialogar y discutir con otras y otros jóvenes sobre el desarrollo de leyes inclusivas para prevenir la discriminación y construir una sociedad más igualitaria.

"Desde el inicio de cada una de estas historias de sobrevivientes, las mujeres grandes, al igual que las más pequeñas, fuimos oprimidas y preparadas para soportar, soportar el dolor, soportar la humillación, y se nos preparó para que siendo mujeres, pobres mujeres, estar listas para (como dicen algunas mujeres, ejercer la prostitución). Yo hoy tengo 15 años, ¿Cuál sería mi futuro como mujer pobre, con madre prostituida? ¿Sería el mismo futuro al que estuvo destinada mi mamá, al cual yo también sufrí al ver su sufrimiento?”, se pregunta Alika.

Su madre se llama igual: Alika Kinan y fue una esclava sexual por 20 años. Desde que fue rescatada de un cabaret en un allanamiento, se convirtió en una militante por los derechos de las mujeres. Creó Sapa Kippa, un instituto de género y ayuda a víctimas de trata. Es abolicionista (está en contra de la idea de que la prostitución sea un trabajo) y se convirtió en la primera víctima de trata en plantarse como querellante ante el Estado. Este año será el juicio en el que no sólo va contra sus tratantes sino contra el Estado por no protegerla y no cumplir con la Ley 26.364 de Prevención, Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas.

"Yo no quiero la prostitución en mi vida, yo no quiero ser prostituta, no quiero que me prostituyan. Yo no quiero utilizar mi sexo para poder sobrevivir. Ni yo ni ninguna niña, ninguna niña como yo. Ninguna niña debería vivir con el miedo a ser prostituida, a ser violada, a ser golpeada, a ser humillada… Antes que mi propio dolor, no quisiera que un día me encuentren en una bolsa…. Gracias mamá por dejarme soñar, por dejarnos soñar… a mí y a mis hermanas y a un montos de niñas más en un futuro sin dolor, sin humillación, sin muerte. Yo sueño, yo sueño con estudiar, sueño con jugar a hockey con mis amigas, sueño hacer un curso de cocina, sueño con un día tener muchas amigas que sueñen como yo, como un día mi mama con todas las mujeres del mundo soñaron construir un mundo mejor”.

 "Lloré como loca, y ella apenas pudo terminar... fue muy intenso”, cuenta Alika madre a Clarín sobre ese momento tan especial de la marcha del viernes pasado. Por ese texto, y por el significado de la lucha, desde el INADI invitaron a Alika hija a presentarse en el concurso para ser diputada por un día. "Ali ya se puso a escribir, está pensando mucho. También se involucró su maestra y todo el colegio, y todos están muy embalados”, asegura Alika, a punto de cumplir 40 años y parir a su sexto hijo. Alika, la de 15, es la mayor.

Cualquier estudiante de entre 15 y 18 años puede ser diputado por un día. Debe presentar un ensayo sobre discriminación por aspecto físico, acoso escolar y ciberacoso, violencia de género, embarazo adolescente, diversidad sexual, identidad de género, racismo, xenofobia y discapacidad. Informes: http://www.inadi.gob.ar/parlamento-federal-juvenil.

Comentarios