AVANCE DE LA CIENCIA

Israel desarrolla bioplásticos a partir de algas marinas

Investigadores israelíes lograron desarrollar un polímero biodegradable, que no es tóxico y se recicla como basura orgánica. ¡Mirá los detalles en esta nota!
miércoles, 29 de mayo de 2019 · 11:11

Si bien ya hay una gran conciencia de que los plásticos perjudican al medioambiente, los bioplásticos hechos de materiales renovables como plantas o desperdicios necesitan agua dulce para transformarlos, y ese es un recurso escaso en muchos países.

Israel es uno de esos países. Por ello, investigadores de la Universidad de Tel Aviv empezaron a desarrollar polímeros bioplásticos obtenidos de los microorganismos de los que se alimentan las algas. Estos se pueden cultivar en agua salada sin afectar a los escasos recursos de agua dulce.

El resultado es un polímero biodegradable que produce basura no tóxica y la recicla en basura orgánica. El estudio realizado por Alexander Golberg y el profesor Michael Gozin fue publicado en la revista Bioresource Technology.

Los plásticos tardan cientos de años en desaparecer. Botellas, embalajes y bolsas crean supeficies plásticas en los mares y ponen en peligro animales y contaminan el entorno. Por eso el proyecto de Goldberg y Gozin propone una solución contra la epidemia plástica: los bioplásticos que no usan petróleo y se deshacen rápidamente.

Sin embargo cultivar las plantas o bacterias para hacer dichos plásticos requiere un suelo fértil y agua dulce, por eso la innovadora idea es producir plástico de microorganismos marítimos que reciclan la basura orgánica.
Para lograr resultados, los investigadores aprovecharon los microorganismos que se alimentan de algas para producir un polímero bioplástico llamado Polyhydroxyalkanoate (PHA).

Su materia prima son las algas multicelulares cultivadas en el mar. Son algas de las que se alimentan microorganismos unicelulares, que también crecen en el agua salada y producen un polímero que se utiliza para hacer plástico.

El objetivo de los investigadores es concentrar los esfuerzos mundiales para limpiar los océanos sin afectar a las tierras de cultivo y sin usar agua dulce.

Comentarios