calidad de vida

La activista de 16 años llegó a Nueva York para una cumbre

Se llama Greta Thunberg y el próximo 23 de septiembre participará de una cumbre donde se debatirán temas referidos al cambio climático.
viernes, 30 de agosto de 2019 · 17:21

Después de pasar dos semanas a bordo del velero Malizia II, la activista climática de 16 años Greta Thunberg llegó a Nueva York.

La joven sueca, que se convirtió en un símbolo de un movimiento ecologista juvenil global en las huelgas escolares por el clima del año pasado, fue invitada a los debates de la cumbre del cambio climático, el 23 de septiembre.

“¡Tierra! Las luces de Long Island y Nueva York ahí delante!”, publicó en Twitter en las primeras horas de ayer. Se acercaba a su fin una travesía épica en la que se embarcó Thunberg porque no quiere viajar en avión, dado el gran impacto ambiental de volar.

A bordo del Malizia II, un velero de 18 metros preparado con paneles solares, turbinas hidro-generadoras y una desalinizadora para obtener agua potable, las condiciones eran espartanas, como se pudo ver en los tweets que iba enviando periódicamente a sus aproximadamente 1.145.000 seguidores en la red social.

No había baño y la luz era poca en la cabina de esta embarcación con varios cruces del Atlántico a sus espaldas, capitaneada por el hijo menor de Carolina de Mónaco, Pierre Casiraghi, y el experimentado marinero alemán Boris Herrmann, en la que Thunberg, que se tomó un año sabático en el colegio, navegó acompañada también por su padre, Svante, y el director de cine Nathan Grossman.

Thunberg tiene otra misión. Llega al país cuyo Presidente, Donald Trump, calificó en el pasado el cambio climático de “farsa”. Pero también al país en el que el Partido Demócrata discute el Green New Deal, el plan legislativo verde más ambicioso de la historia.

El reto de Thunberg, que después seguirá su periplo americano por Canadá, México y Chile, es predicar más allá de esa élite de estudiantes para los que la crisis climática supone una amenaza existencial, y adentrarse en esas otras capas de la población que sustentan las políticas populistas, de cuya agenda la resistencia al cambio energético se convirtió en piedra angular.

Comentarios