actualidad

Cómo hacer turismo sostenible de la mano de la tecnología

El turismo sostenible es hoy una tendencia destacable, especialmente por la alianza que muchas empresas tecnológicas hacen para mejorar la experiencia de los turistas.
martes, 3 de septiembre de 2019 · 10:23

La Organización Mundial del Turismo, el organismo de las Naciones Unidas encargado de promover un turismo responsable, sostenible y accesible para todos, prevé que en 2030 el número de turistas internacionales alcance los 1.800 millones. Esto supondría una subida de cerca del 29 % con respecto al año 2018.

Por su parte, la empresa ABB es líder mundial en soluciones de carga rápida para vehículos eléctricos y comercializó hasta la fecha más de 11.000 cargadores rápidos de CC en 76 países de todo el mundo. Por ejemplo, IONITY, cuyo objetivo es crear una red de carga integrada por aproximadamente 400 estaciones de carga rápida distribuidas por 24 países europeos, eligió a ABB como su principal socio tecnológico.

Juntas, ambas empresas buscan hacer realidad los viajes sostenibles por carretera en Europa, usando para ello cargadores avanzados de alta potencia de ABB capaces de proporcionar 200 km de autonomía en tan solo ocho minutos.

ABB también ofrece sus estaciones de carga rápida Terra HP en Estados Unidos. EVgo confió en los cargadores ABB para la que es la mayor red de carga pública del país, como también lo hizo Electrify America, un proyecto cuyo afán es poner en marcha cientos de estaciones de carga en 17 áreas metropolitanas y sus alrededores, así como a lo largo de múltiples corredores de transporte por carretera en el territorio estadounidense.

Las tecnologías innovadoras de esta empresa, destinadas al transporte marítimo sostenible se usan en todo el mundo. En uno de sus proyectos eléctricos marítimos más emblemáticos, ABB suministra la energía a un futurista ferri híbrido en los fiordos de Noruega. Este transbordador transporta hasta 400 turistas de Flåm a Gudvangen por el fiordo Nærøyfjord, al oeste de Noruega, una distancia aproximada de 32 km. Una vez que arriba a la zona más pintoresca del fiordo, el ferri cambia al sistema eléctrico de baterías, permitiendo así que los turistas disfruten de la naturaleza en un silencio casi absoluto a 8 nudos (unos 15 km/h).

El fiordo figura en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO al mantenerse prácticamente inalterado por la actividad humana y el transbordador fue diseñado teniendo en cuenta el entorno.

En septiembre, aquellos que se acerquen a conocer las famosas cataratas del Niágara podrán disfrutar sin emisiones de uno de los puntos más emblemáticos de los Estados Unidos. Dos nuevos barcos Maid of the Mist para pasajeros funcionarán íntegramente con baterías de alta capacidad, convirtiéndose así en las primeras embarcaciones totalmente eléctricas construidas en los Estados Unidos. Se estima que estos barcos llevan cada año a 1,6 millones de personas hasta el corazón de las cataratas.

Por otro lado, dos barcos del HH Ferries Group contarán con la propulsión de ABB, funcionando mediante batería y cubriendo el tramo de cuatro kilómetros entre Elsinor (Dinamarca) y Helsingborg (Suecia), lo que los convierte en los mayores transbordadores eléctricos sin emisiones del mundo. Estos transbordadores transportan cada año más de 7,4 millones de pasajeros y 1,9 millones de vehículos. Esta solución de baterías supondrá una reducción de más del 50 % en las emisiones de toda la flota.

Otro requisito esencial para el turismo sostenible es favorecer un verdadero ahorro energético. Los convertidores y motores de alta eficiencia de ABB ayudan a reducir el consumo energético del hotel InterContinental de Madrid en un 40 %. El consumo de energía se redujo en 445.000 kWh al año, suficiente para hervir dos millones de teteras de agua.

ABB ayuda también a conservar energía en una de las atracciones más trepidantes de toda Europa: Loke, en el parque de atracciones de Lise, en la ciudad sueca de Gotemburgo. Un convertidor regenerativo de ABB controla el Loke, un enorme péndulo giroscópico que alcanza la escalofriante velocidad de 100 km/h.

Conforme la atracción va reduciendo su velocidad hasta detenerse, el convertidor aprovecha la energía de frenado para generar electricidad que devuelve a la red. Cada ciclo de la atracción captura 1,4 kWh, suficiente energía para alimentar un aire acondicionado de gran tamaño durante una hora.

Comentarios