‘LA HERMANDAD METÁLICA AUSTRAL’

Se realizó la gran fiesta del Heavy Metal en Río Grande

El pasado sábado se llevó a cabo la segunda edición de ‘La Hermandad Metálica Austral’ con la actuación de bandas de Río Grande, Ushuaia, Punta Arenas y Neuquén que expusieron excelentemente las distintas facetas del Metal como el ‘Power Metal’ y ‘Death Metal’.
lunes, 20 de octubre de 2014 · 00:00

‘La Hermandad Metálica Austral’ fue organizada por Alejo Berri del Bunker Entertainment con la presencia de las bandas Aonikenk (Plaza Huincul, Neuquén), Metalkimista (Río Grande), Chakal (Punta Arenas, Chile) y Azhael (Ushuaia), "y fue una de las mejores fiestas, sino la mejor, que se hayan visto en Tierra del Fuego en lo que a Heavy Metal refiere, en el local Queen's”, resaltó el propio Berri.

Detalló que "a la 01:15 horas subió a las tablas la primera banda, Azhael, desplegando un ‘Power Metal’ muy variado muy en la vena de Hammerfall, de los españoles de ‘Tierra Santa’, o de la banda nacional Magnos, realmente inspirados, lograron durante 45 minutos mantener alta la atención del público”.

En ese sentido aseguró que "no defraudaron a nadie de los presentes, que premiaron con aplausos el buen gusto de la banda capitalina, que sonó muy ajustada, como requiere el estilo que tocan”.

La segunda banda en subir fue Chakal, "y realmente desde un primer momento, la banda trasandina demostró un ‘Death Metal’ Brutal; estilo que en Chile es muy característico, con un vocalista que usa muy bien la voz gutural, y también las partes más agudas, podríamos decir que van por el lado de Possessed, o del death metal sueco, con muy buenos arreglos de guitarras, en partes melódicas, o de extremo poder”, explicó Alejo Berri y agregó que "la gente los ovacionó y reconoció como dignos representantes del estilo que cultivan y que con tanta precisión ejecutan. Una muy grata sorpresa resultó ser la banda de Punta Arenas”.

Luego subió Metalkimista, "y los exponentes locales de la fecha, demostraron que no en vano fueron a tocar a Buenos Aires en fechas por demás importantes, tuvieron una presentación excelente, dónde toco solo un guitarrista, que tocó con un buen gusto extraordinario, tanto en los temas rápidos, como en los de media marcha, con unos solos exquisitos y el baterista que dejó ésta vez la guitarra para tomar los palillos y la verdad que fue muy destacada su actuación, demostrando fuerza y distinción en partes iguales, el bajista tuvo una puesta en escena demoledora creando verdaderos remolinos con el revolear de su larga cabellera y el vocalista , también tuvo una muy buena actuación , ya sea en partes rápidas ,como en medios tiempos y hasta tuvo tiempo de contar un par de chistes , realmente los locales descollaron nuevamente y, esta vez en su propia ciudad”, elogió.

Por último, subió Aonikenk, "y también demostraron por qué son una de las bandas que más recorre el país llevando su metal patagónico, pues suenan como un trío muy poderoso, enfatizando en ritmos muy rápidos y regalando temas que hablan de los padeceres, de los placeres, de las distancias, de amistades y enemistades”, describió el organizador.

Agregó que "de éstos neuquinos que saben muy bien lo que hacen -y lo hacen muy bien-, y que saben transmitir con quirúrgica precisión su música y su mensaje, van al hueso, y por eso la gente premió a la banda con una justa ovación”.

En este punto comentó Berri que "el set fue sin ningún tipo de pausa; al palo de principio a fin, con un final que encendió e incendió a las huestes del metal fueguino, ya que finalizaron interpretando a Hermética, y ya sabemos del cariño que se le tiene a la ‘H’. Realmente lo de Aonikenk fue impresionante, espectacular, distinguido, y muy sincero de principio a fin”.

"Realmente fue una fiesta de esas que no se olvidarán fácilmente, porque reunió los condimentos justos que este tipo de fiestas debe tener. Buena elección de la grilla, con bandas de estilos diferentes entre sí, que hacen que el espectador tenga variedad en lo que recibe. Buen sonido, ya que las cuatro bandas sonaron muy bien, y eso es vital en el éxito, o no, de un evento”, opinó.

Rescató que "la gente enganchada y participativa de principio a fin dejando ver el disfrute. Buena conexión entre las bandas, ya que se podía ver a todos los músicos en la sala disfrutando de sus colegas. Buena organización, se vio en detalles, como rapidez para pasar de una banda a otra, el ‘backline’ que usaron todas las bandas, hizo esto posible, se advertía que la organización conoce de eso justamente, de organizar”.

Para finalizar, Alejo Berri resaltó que "realmente fue una gran fiesta la segunda ‘Hermandad Metálica Austral’ no se puede decir nada más que larga vida al metal”.

Comentarios