PABLO HEREDIA EN “OLÉ”

"Mis compañeros me dicen: 'no te vas a cagar ahora'"

Pablo Heredia, aquel alcanzapelotas de Río Grande que se hizo famoso por un pelotazo de Sessa, debuta el domingo en la Bombonera. Dice que está tranquilo y que tiene la confianza de sus compañeros. El joven riograndense fue nota hoy para el diario deportivo “Olé”.
viernes, 14 de febrero de 2014 · 09:21
La primera referencia tiene que ver con una pelota que no atajó… Eso, tratándose de un arquero, no hablaría muy bien de él. Pero claro, hay que conocer la historia para entender. Y para eso, hay que volverse al pasado, casi siete años para atrás. Mucho para un pibe de 23 que en ese momento tenía apenas 17, y para quien el debut en Primera en Belgrano era algo lejano… Pero ese día llegó: Pablo Heredia tendrá su prueba de fuego el domingo en la mismísima Bombonera. Es que el árbitro Silvio Trucco no entendió que Olave y el Tanque Silva –quienes se conocen de cuando ambos estaban en Gimnasia de La Plata- estaban divirtiéndose en el 2 a 2 del lunes pasado en el Kempes. Y le mostró la quinta amarilla al arquero del Pirata. Esa tarjeta fue la que permitió que el sueño de Heredia esté a punto de hacerse realidad.

Ahora bien… Lo pasado no es tan pisado para Pablo, oriundo de Tierra del Fuego, quien en el 2005 llegó a Córdoba (su padre es de Santa María de Punilla, cerquita de Cosquín) para hacer una prueba en Belgrano. Y quedó. "Estuve en la pensión un par de meses. Al principio, me costó adaptarme. La vida es muy distinta en Córdoba. Allá, jugamos mucho al fútbol de salón. Tenía el gimnasio a la vuelta de mi casa. Jugaba en San Martín. Venir y estar en una ciudad grande cambia un montón. Cuando vuelvo, es como que te falta algo… Voy una vez por año. Porque me queda lejos, je…”, cuenta Heredia, quien viene de una familia de arqueros. "Mis hermanos y mi tío también atajaban. Dice mi vieja que mi hermano Beto era mejor que yo. Habría que verlo…”, se ríe.

Ya instalado en La Docta, y mientras jugaba en las Inferiores, Pablo se anotaba en cada partido de la Primera para ser alcanzapelotas. Es que eso le permitía pararse atrás de los arcos y seguir los movimientos de los arqueros consagrados. Eso hizo el 1° de abril del 2007, cuando Belgrano recibía a Vélez. El Pirata ganaba 3-1 cómodo. Saque de arco para el equipo de Liniers. Heredia le quiere dar el balón a Gastón Sessa. El Gato entiende que Heredia hace tiempo y le devuelve un pelotazo… Esa pelota no la pudo atajar: le pegó en la cara y lo tumbó. "¡No la vi! Si no, hubiese puesto la mano y no me caía”, recuerda el pibe, cansado de repetir la anécdota. Hoy, todos los micrófonos lo vuelven a apuntar pero por algo mucho más agradable… -¿Qué fue lo primero que pensaste cuando Trucco amonestó a Olave? -Sabía que tenía cuatro tarjetas. Es más: en un brindis de fin de año, me dijo "Mirá que estoy al límite, ponete bien”. Y le dije sí, sí, sí… Pero nunca imaginé que se iba a dar tan pronto. En ese momento estaba calentando y ya me empecé a imaginar cómo iba a ser. Super contento.

-¿Y tus compañeros qué te dicen?

-Lechuga (Maggiolo), Sergio (Rodríguez) me dicen "No te vas a cagar ahora”. Pero dentro de la broma, sé la confianza que me tienen. Así que tranquilo.

-Encima, tus últimos dos años habían sido complicados por lesiones…

-Dos veces me operaron los hombros. Pero gracias a médicos y kinesiólogos, todo quedó atrás.

-Bueno, por fin una nota por algo que no tenga que ver con el cruce con el Gato Sessa…

-Sí, ja… A veces me incomoda porque es repetitivo… Eso quedó en una anécdota. En su momento, lo entendí. Fue una calentura de partido. A veces, a mí también me pasa. Me llamó, me pidió disculpas y lo acepté.

-¿Pero qué pasó? ¿Le diste tarde la pelota?

-Tiré la pelota y rebotó. Pero no con mala intención. Giré y me pegó el pelotazo en el costado izquierdo de la cara.

-¿Te dijo "Cuando tengas cinco palos verdes en la cuenta, hablamos”?

-Sí. Yo no me acuerdo en ese momento… Lo vi por tele después. Pero estoy lejos de eso, je… -Bueno, hablemos del debut. No es lo mismo la Bombonera que cualquier otra cancha, ¿no? -No, claro. Lástima que no habrá gente. Hubiese sido lindo. Pero la concentración debe ser la misma.

-En la Bombonera también debutó Olave…

-Sí, ojalá se repita la historia y ganemos.

-¿Hay nervios extra?

-La ansiedad normal. Querés estar ya adentro de la cancha. Pero una vez que entrás, te olvidás.

-¿Y qué hay que hacer?

-Lo de siempre. Ser ordenados, aguerridos, intensos. Eso nos dio frutos.

-¿Los tenés estudiados a Gigliotti y a los otros delanteros de Boca?

-Sí. Miro bastante fútbol. Nos conocemos todos, no hay secretos. Hay que estar bien metidos.

-¿Qué tipo de arquero sos?

-Me siento seguro debajo de los palos. Vengo del fútbol de salón… Con Marcelo (Misetich, el entrenador de arqueros del club) trabajamos la reacción, nada fuera de lo común.

-¿Qué te dijo Olave?

-Que cuide mi lugar. Que el de Belgrano es un arco muy lindo y todo el esfuerzo que vengo haciendo tiene su recompensa. Y que tengo la chance de mostrar que estoy a la altura. Que esté tranquilo.

-Sabés que todas las miradas van a estar puestas en vos el domingo…

-Pero no pienso mucho en eso. Sólo me preocupa hacer bien las cosas. Y que el equipo gane, que es lo más importante. Sé que si me equivoco, la voy a buscar adentro. Pero laburamos todo el día para achicar la brecha de error.

-¿Firmarías el empate?

-No. Haremos nuestro partido. Veremos cómo se da. Con nuestras armas, buscaremos la victoria.

-¿Hay que agrandarse?

-Sí. Hay que tener confianza en uno y en los compañeros. Ricardo (Zielinski) remarca siempre que nos ayudemos entre nosotros.
Fuente: Olé

Noticias Relacionadas

Comentarios