BÁRBARA BASUALDO

“No hay nada que agradecer, todo lo que soy, todo lo que hago, es por amor”

Esas fueron las últimas palabras de la joven oficial de policía que decidió poner fin a su vida, en la red social Facebook. Hace poco había hecho un viaje por Sudamérica y México con su amiga y nada hacía presagiar este dramático final.
martes, 05 de agosto de 2014 · 00:00

La Subinspectora Bárbara Basualdo de 30 años, finalmente falleció en sala de terapia intensiva del Hospital Regional, donde era intervenida tras el balazo que se dio en la cabeza esta mañana, dentro de su vehículo, a las puertas del cementerio de la ciudad. La bala calibre 9 milímetros había producidos lesiones craneoencefálicas irreversibles.

 

Los investigadores tras las pericias casi han descartado la posibilidad de participación de terceros en esta tragedia, por lo que la investigación ahora se centra en el celular y efectos personales de la víctima, a fin de verificar las causas de esta determinación.

 

En su red social pública de Facebook, tenía muy pocos contactos y prácticamente todas mujeres. La gran mayoría le dio su último adiós.

 

Hace poco, entre junio y julio, había hecho un viaje junto a su amiga por Sudamérica y México, nada hacía presagiar este dramático final. En sus comentarios solo resumía felicidad "Me estoy quemando!! y la estoy pasando genial. Ayer maneje un anfibio, una balsa, nade por un río y me tiré por la tirolesa. Además de ver ruinas, estamos disfrutando de todo!. El lunes vamos a estar a los besos y abrazos con los delfines!!”, dijo el pasado 11 de julio.

 

En una carta para el Día del Padre, Bárbara escribió: "Este es el primer día del padre que no puedo saludarte personalmente… pero sé que siempre estás cerca mío tratando de cuidarme o por lo menos tratando de que entienda porque sigo en esta vida”.

 

"Haría cualquier cosa por un abrazo tuyo en este momento… más en este momento… se te extraña… te extraño horrores, pero se que estás en un lugar mejor, donde tenés la paz que tanto buscabas…”

 

"No puedo quejarme, tuve la suerte de disfrutarte… de que dejaras que te conociera y además que me conocieras y respetaras mis decisiones…”

 

"Ojala… en donde estés… puedas disfrutar de tu día… porque te lo mereces… Feliz día viejo!”.

 

Esta talvez fue su última dedicatoria a un ser querido.

Comentarios