‘DIÁLOGOS DE RÍO GRANDE’

Representantes de la ONU elogiaron las jornadas como una “contribución enorme” para la paz y el desarrollo

Con un extenso temario de trabajo de distintas comisiones donde tuvieron destacada participación representantes de Naciones Unidas, concluyeron las jornadas de ‘Diálogos de Río Grande’.
jueves, 7 de agosto de 2014 · 00:00

Las mismas fueron clausuradas por el intendente Gustavo Melella este jueves a la tarde. Los dignatarios internacionales elogiaron esta inédita iniciativa como una "contribución enorme” para la paz, el desarrollo, la cooperación y la vinculación estratégica entre América Latina y África.

 

Los representantes de Naciones Unidas que participaron activamente en las jornadas ‘Diálogos de Río Grande’ impulsadas por el Municipio de Río Grande a través del Área de Innovación, Planificación y Gestión Pública.

Estos diálogos "no solo son importantes para Tierra del Fuego, sino también a nivel regional, nacional e internacional y marca una pauta nueva”.

La magíster Virginia Gamba, comisionada de la Alta Oficina para el Desarme, compartió que "estoy contentísima de poder ver esto, es un sueño hecho realidad”.

Recordó que "el año pasado quedé muy bien impresionada por las jornadas que se dieron acá en Río Grande, tanto es así que le hablé a la alta representante sobre la relevancia de las mismas y ella dio su pleno apoyo”.

"Todo lo que tenga que ver con el diálogo, con la paz y con la cooperación es muy auspicioso y también si por sobre todo sirve evitar la violencia –la violencia armada especialmente-, la prevención de conflictos sean sociales o interestatales, es muy importante”, expuso Gamba.

Agregó que "no solamente he venido yo a participar de este diálogo de la Paz y la Cooperación del Atlántico Sur que es la referente de este año, sino también ha venido la Directora Regional de la oficina nuestra de Naciones Unidas que es UNDIREC, la señora Melanie Regimbal, quien vendría a ser la Directora de la parte operativa que trabaja en toda América Latina y el Caribe con base en Lima –aunque ella es de Canadá- y también trabaja mucho en la Argentina a nivel de gobierno central, dándole apoyo técnico”.

Virginia Gamba aseguró que Regimbal "está muy interesada este año en escuchar más de la problemática de Río Grande, ver un poco más como la Zona Paz y la Cooperación del Atlántico Sur puede verse reflejada en acciones prácticas y concretas de las municipalidades de los países de la zona”.

"También ha venido conmigo el Jefe del programa ‘Ciudades Seguras’ de ONU-HABITAT que es otra oficina de Naciones Unidas con la cual tenemos un memorándum de entendimiento, para ver y hacer un análisis de cómo poder hacer que Río Grande también se convierta en una ciudad más segura no solo en cuanto a seguridad ciudadana, sino también en seguridad humana, tanto en lo económico, en lo saludable, en lo educativo y en la vivienda”, explicó la representante de la ONU.

Definió que "hoy tenemos en estas jornadas un equipo fantástico de Naciones Unidas y también de otros espacios internacionales que están a disposición de Río Grande porque pensamos que lo que la Intendencia lo que está haciendo es responsabilizándose para ejecutar lo que la voluntad de los Estados han indicado en papel en Naciones Unidas”.

"Lo que se está haciendo es bajar las políticas internacionales para nuestro país que es parte de esta zona de paz y cooperación. Lo que hace la ciudad, es constituir los ‘Diálogos de Río Grande’ y lo que es curioso es que estando acá el embajador africano ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en Nueva York, (Teté) Antonio, que le gustaría ver estos Diálogos de Río Grande en Luanda, en Freedown, en Liberia, en Ciudad del Cabo, pero con ese nombre porque los Alcaldes por la Paz –que es una organización que existe con ese nombre, se conviertan también en Alcaldes por la Zona de Paz y Cooperación en el Atlántico Sur y en ese sentido Río Grande está liderando, tiene que ser conocida como líder y por lo tanto no sería extraño ver ‘Diálogos de Río Grande’ con ese nombre, en alguna parte de África en poco tiempo”.

Estos diálogos "no solo son importantes para Tierra del Fuego, sino también a nivel regional, nacional e internacional y marca una pauta nueva, donde estamos hablando un partenariado público y privado, donde la sociedad civil, las autoridades locales, provinciales, regionales, nacionales e internacionales convergen para buscar soluciones comunes a problemáticas comunes. La globalización en materia de seguridad humana tiene impactos locales”, dijo finalmente Gamba.

 

"Hay que cerrar las brechas de los desequilibrios en la ciudad”

 

Fernando Patiño, de UN-HABITAT, dijo compartió que "venimos en representación de una agencia que trabaja con temas urbanos; es la agencia que está más cerca de los alcaldes, intendentes y poderes locales, acompañándolos en el desafío de la ciudad que van desde los temas que tienen que ver con planeamiento, medio ambiente urbano, viviendas”.

Patiño específicamente está a cargo de la temática de Seguridad Urbana "que es una mezcla de acciones de planificación con acciones de prevención del delito y la violencia”.

Recordó que "antes se hablaba un poco de que cualquier ciudadano de un país tenía sus derechos humanos a la educación, a la salud, etcétera. Hace unos veinte o veinticinco años se comenzó a decir desde la sociedad civil que un persona de la ciudad tenía los mismos derechos de los habitantes del campo, pero vivir en la ciudad genera unas nuevas dinámicas colectivas muy fuertes”.

En este sentido dijo que "no es la misma la relación con el medio ambiente de un campesino que la de una persona que vive en la ciudad porque estos últimos consumen más servicios ambientales ni tampoco es la misma relación con los vecinos, en la ciudad esa relación es más próxima, no así el campesino. Esto llevó a exigir nuevos derechos colectivos englobados en lo que se conoce como ‘Derecho a la Ciudad’ que pide una ciudad más justa, más equilibrada y más sustentable”.

Patiño consideró que "hay que equilibrar los derechos hacia el interior de las ciudades ya que las mejores oportunidades siempre se dan en sus centros y la gran oportunidad de los gestores urbanos es cerrar esa brecha de esos desequilibrios tanto internos como nacionales”.

 

"Hay que tener una gestión de arsenales muy rigurosa”

 

La directora Regional para la Paz, el Desarme y el Desarrollo para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas, Melanie Regimbal, destacó que "el control de armas no es algo que una parte la pueda hacer sola, sino que son políticas articuladas que se tienen que tomar desde el ámbito municipal, provincial, regional, nacional e internacional y son obligaciones que los países adoptan a través de los instrumentos internacionales, sean de Naciones Unidas o de la Organización de Estados Americanos”.

Agregó que para esto "lo que se requiere realmente son acciones trans fronterizas porque el tráfico de armas involucra necesariamente fronteras, y las acciones se deben tomar en todos los niveles de gobierno y deben adecuarse las legislaciones, acordar instrumentos de cooperación internacionales; ajustar proyectos de prevención que se pueden hacer a través de campañas de desarme, de regulación de licencias para que todos los que tengan sus armas de manera legal o tratar de disminuir la cantidad de armas que están en circulación. Hay mucha gente que tiene armas de cacería y hoy ya no las necesita o no las quiere; asegurarse la gestión de los arsenales, tanto de los Estados, de las fuerzas del orden, como de las empresas de seguridad privada, como las armerías para garantizar su seguridad”.

Reveló que "el 90 por ciento de las armas que terminan en mercados ilícitos empiezan en mercados legales y eso quiere decir que en la fuente, la cadena de seguridad se rompe y hay que detectar dónde ocurre”.

Para Regimbal, "hay que tener una gestión de arsenales muy rigurosa; hay que hacer destrucciones periódicas de armas que han sido incautadas. Lo mismo hay que hacer una marcación de armas muy rigurosa, llevar campañas de desarme hasta en los colegios, etcétera”.

 

 

 

 

Comentarios

Otras Noticias