RÍO GRANDE

El municipio rindió un emotivo homenaje al recordado padre José Zink

A once años de su fallecimiento, el “Cura gaucho” fue recordado en un acto realizado frente a la sede municipal. "El Padre Zink era un hombre muy libre”, destacó el intendente Gustavo Melella, al punto tal que “incluso esto le trajo algún problema con algún cura de la ciudad porque él bendecía, administraba el casamiento, bautizaba y la verdad es que era un por sobre todo un gran pastor”
sábado, 4 de julio de 2015 · 11:34
 

El Intendente Gustavo Melella encabezó el homenaje que el Municipio de Río Grande realizó a la emblemática figura del Padre José Zink a 11 años de su muerte en un accidente de tránsito y asimismo el descubrimiento de una placa recordatoria ubicada al pie de la imagen del 'Cura gaucho' en la costanera, frente a la sede municipal.

 

El acto se desarrolló frente a la sede municipal y el profesor Melella hizo una breve reseña de los rasgos más importantes del extinto sacerdote, destacando que "el Padre Zink era por sobre todo un hombre libre y un gran pastor".

 

Tras estas palabras, también se leyó un poema escrito por la poetisa Martha Melchiori y luego se descubrió una placa recordatoria.

 

Asimismo, el titular del Ejecutivo municipal junto al presidente de la Cámara de Comercio Diego Navarro, depositaron una ofrenda floral al pie de la imagen del 'Cura Gaucho' en tanto para finalizar, se hizo un minuto de silencio en su memoria.

 

Los abanderados de la Escuela Nº 8 que lleva justamente el nombre del Padre José Zink, engalanaron con la Bandera y el estandarte esta ceremonia que se enmarca también en los festejos por el 94º Aniversario de la ciudad de Río Grande.

 

El Jefe comunal manifestó que "hoy se cumple un nuevo aniversario de la muerte del querido Padre Zink y no lo recordamos por ahí con tanto dolor su muerte, por más que la ciudad lo extraña, sino con mucha alegría por todo lo que dio a la gente, a los niños, a los mayores y a los ancianos y más ahora que este aniversario está dentro de los festejos de Río Grande como él hubiera querido porque era en vida una persona muy feliz, muy alegre".

 

Agregó en este sentido el profesor Gustavo Melella, que "estas fechas donde homenajeamos a la ciudad es el marco propicio para recordar a las personas que se han destacado y el Padre Zink es una persona destacada, fue declarado ciudadano ilustre”.

 

"Él se destacó con su sonrisa, con su alegría, como pastor, por estar atento por la gente. Quién no ha pasado cuando se iba de vacaciones a verlo para que bendiga a la familia, al auto y al viaje”, recordó, para anotar luego que "él siempre gauchito con su mate y su agua bendita, quién no va a recordar esto”.

 

El intendente Melella ponderó la imagen "tan real de él en este lugar tan lindo de la ciudad y creemos que era un merecido homenaje que tenía que darle la ciudad de Río Grande a él".

 

Asimismo destacó que "el Padre Zink era un hombre muy libre”, al punto tal que "incluso esto le trajo algún problema con algún cura de la ciudad porque él bendecía, administraba el casamiento, bautizaba y la verdad es que era un por sobre todo un gran pastor, cuestiones que por ahí hoy son novedosas para la Iglesia, él ya hace años atrás las practicaba”.

 

"A él lo que lo hacía grande no era una cuestión ideológica o teológica, era su corazón de pastor, de amigo que él tenía y recibía a todo el mundo, bendecía a todo el mundo y daba una mano a todo el mundo", ponderó.




Comentarios