Incendio fuera de control y desastre ambiental

Urquía: "La vida de una persona vale mucho más que las 5000 hectáreas que se están quemando"

El ex funcionario aportó en declaraciones a medios radiales que "hay que estar en el lugar para darse cuenta de lo riesgoso que significa", y advirtió que de ingresar al foco principal se está ante "un permanente riesgo de vida". "El incendio este no corre de a uno, dos o cinco metros: saltan chispas y se prende fuego a 200, 500, 2000 metros", advirtió.
martes, 6 de diciembre de 2022 · 13:28

El ex director Provincial de Manejo del Fuego, Néstor Urquía, manifestó que las autoridades "no debieran arriesgar bajo ningún punto de vista a ninguna persona que pueda meterse en el medio del incendio a trabajar con una máquina o lo que fuera", y afirmó que eso "no está permitido por protocolo, por la ley, por nada".

 

En el marco del descomunal incendio forestal declarado casi una semana atrás en la zona de la Reserva Corazón de la Isla, que sigue arrasando con bosque nativo, el ex funcionario planteó que "hay que estar en el lugar para darse cuenta de lo riesgoso que significa", y explicó que mientras el viento esté soplando "en el foco principal es prácticamente imposible actuar".

 

"Nadie podría autorizar a alguien a trabajar en un lugar donde corre peligro de muerte. El incendio este no corre de a uno, dos o cinco metros: saltan chispas y se prende fuego a 200, 500, 2000 metros. La vida de una persona vale mucho más que las 5000 hectáreas que se están quemando", enfatizó Urquía al aire por Radio Provincia 99.9.

Aclaró, no obstante lo anterior, que sí "se puede ir trabajando en focos secundarios que son los que van saltando y son pequeños al principio, en tanto se espera que las condiciones climáticas lo permitan en el principal".

 

EL ANTECEDENTE DE BAHIA EL TORITO (2012)

En este marco de suma preocupación que atraviesa la provincia por el desastre ambiental, Urquía recordó circunstancias similares que se vivieron una década atrás cuando se quemaron miles de héctareas en por una fogata mal apagada.

 

"Es un permanente riesgo de vida meterse en el foco principal. En el incendio de Bahía El Torito a nosotros nos avisaron, y a la hora y media estábamos en el foco trabajando: automáticamente solicitamos el helicóptero, después una cuadrilla más llegó y estuvimos hasta las 10 de la noche, trabajando de manera normal en un foco controlado", rememoró.

 

"Pero después vino una tormenta de viento descomunal que levantaba las chispas a 100 metros de altura, las dispersaba y nunca más lo pudimos parar. Cuando el viento sopla y hay un foco chico de incendio, es impresionante", señaló.

 

Por último, Urquía se lamentó por el hecho de que la provincia, pese a lo que ocurrido en 2012, al día de hoy sigue sin contar con un helicóptero propio con helibalde, con dimensiones apropiadas para trabajar en incendios forestales.

 

"Una picada no garantizaría absolutamente nada para detener un incendio", aseguró.

Galería de fotos

Comentarios