YA ES UN FENÓMENO MUNDIAL

Los candados y su mensaje de Amor llegaron a Ushuaia

TV2 NOTICIAS, el informativo local, realizó un informe sobre el origen de los candados y su mensaje de amor eterno, que son un misterio. Ya se plasma, en varios sectores a los largo de las barandas que rodean la costa de Ushuaia, el sello del amor.
viernes, 12 de diciembre de 2014 · 23:14

Creas o no la leyenda, al menos por un momento serás menos escéptico cuando te encuentres paseando sobre la costa de Ushuaia, que al parecer inspira romanticismo a turistas y a enamorados de la ciudad, ya que decidieron plasmar su amor cerrando un candado aquí y arrojando su llave al Canal Beagle.

Quien sea que haya iniciado está tradición que surgió en 2008 y  que ahora se refleja en la ciudad más austral del mundo da la pauta,  que el lugar donde vivimos, anima venir a sellar amor eterno, al fin del mundo.

La leyenda dice que si una pareja ata un candado en cualquier superficie del Ponte Vecchio y después bota la llave en el Arno, su amor durará por siempre. Al parecer atar un candado en la baranda sobre la Costa del Puerto de Ushuaia, y arrojar la llave al Canal Beagle tiene el mismo deseo de un amor que dure por siempre.


UN CANDADO, UNA HISTORIA


No hay ninguna ciudad en el mundo más emblemática para el amor que París. Será por ello que los primeros candados empezaron a aparecer en el Pont des Arts en 2008, pero rápidamente se extendieron a todos los puentes que atraviesan el Sena.

Para muchos, todo comenzó tras la publicación del libro "Tengo ganas de ti", escrito por el autor italiano Federico Moccia, en el que los protagonistas colocan un candado en una de las farolas de un puente y tiran la llave al río Tíber para simbolizar su amor eterno. La tendencia se intensificó tras el estreno de la película, en el año 2006.

A pesar de que nadie conoce con certeza cuál es el origen de esta tradición, otras ciudades del mundo también se plegaron a esta tendencia que impusieron los enamorados.

Las barandas de los puentes en Moscú, Berlín, Florencia, Verona, Venecia, Shanghai, Marrakech o Praga también se fueron poblando de estos candados.



 

Galería de fotos

Comentarios