Metalúrgicos

La UOM Ushuaia guarda llamativo silencio ante crisis de su sector

Las dificultades para el sector industrial parecen estar focalizadas en la ciudad de Río Grande. Sin embargo en Ushuaia la situación no es mejor, e incluso parece más compleja. Trabajadores y trabajadoras con entre 10 y 15 años de antiguedad están siendo desvinculados. Incluso una de las plantas de New San cerró sus puertas recientemente. Desde la seccional capitalina de la UOM no se escuchan pronunciamientos sobre este panorama.
lunes, 5 de diciembre de 2016 · 20:29
Las noticias que dan cuenta de la crítica situación que atraviesa la industria fueguina -abonada por medidas del Gobierno nacional como el quite del arancelamiento para las importaciones y por la profunda caída en el consumo, entre otras cuestiones-  provienen casi con exclusividad de la ciudad de Río Grande. La UOM riograndense viene tomando medidas y expresando advertencias, relacionadas con esta situación.

Como contrapartida, en Ushuaia hablando de la firma New San -que concentra un gran porcentaje de la mano de obra metalúrgica- solo está relacionada con alguna obra de orden social, e iniciativas de ese tipo; dirigidas a la comunidad. Sin embargo; la realidad dice que la planta 2 ya fue cerrada, caen puestos de trabajo de personal efectivo y con antigüedad que va entre los 10 y los 15 años en forma periódica, mientras la UOM mantiene un llamativo silencio.


El último viernes, por poner un solo ejemplo, trabajadores metalúrgicos de Ushuaia aseguran que alrededor de 30 efectivos perdieron su puesto de empleo, y se enteraron cuando al momento de ingresar no se les habilitó el acceso a la fábrica.


Las fuentes consultadas señalan que ya casi no quedan trabajadores con contratos temporarios y se viene avanzando con los efectivos, mientras nada se dice sobre la situación de New San. Quienes también fueron apuntados a la hora de desvincularlos de la firma, son aquellos que intentaron conformar una lista de oposición para las últimas elecciones internas de la seccional.


La modalidad utilizada por la patronal es ofrecer el pago de una suma algo superior a lo que correspondería por una indemnización sin causa, a los trabajadores que acepten presentar la renuncia. Si rechazan esta oferta, son despedidos con el pago de la indemnización sin ningún extra.


El sector industrial capitalino, salvo trabajadores de la Cooperativa Renacer; el resto de los actores que tienen que ver con el tema mantienen un sospechoso silencio. Mientras tanto, trabajadores y sus familias vuelven a caer en la angustia y la desesperanza de quedarse sin sustento.

Comentarios

Otras Noticias