DESGARRADOR

Víctima de trata pidió ayuda y admitió tener políticos como clientes

'Tengo miedo porque no estoy denunciando al kioskero de la esquina, hay gente pesada detrás, drogas, y los que iban a los cabarets era gente muy importante de esta ciudad', reveló 'Marisa', una víctima de trata de personas que trabajó durante 8 años en boliches locales como el Sheik y Black and White. 'Todas vuelven al sistema prostibulario porque no hay ayuda y algunas incluso se van a seguir a otros países y dejan a sus hijos para seguir trabajando', señaló.
miércoles, 7 de diciembre de 2016 · 10:55
Hoy en declaraciones radiales, una joven víctima de trata de personas que se hizo apodar "Marisa", pidió asistencia y reveló cómo sigue funcionando el sistema prostibulario local. 

La joven que trabajó en la gran mayoría de los locales nocturnos durante 8 años -Sheik, Black and White, Tropicana, y otros-, explicó: "El sistema sigue igual nada mas que no se ve, muchas se van a prostituirse a Chile o Europa. Ya no están los cabarets pero siguen en los departamentos privados, hoteles, en todos lados. Hay muchas chicas que están metidas y nadie las ve. En Ushuaia la gente sigue siendo muy prejuiciosa y entonces ellas deciden no mostrarse y seguir igual sin poder salir ni recibir ayuda".  

La víctima que llegó a Ushuaia desde Buenos Aires cuando tenía 19 años, contó que lo que la hizo venir fue un aviso en el diario que pedía bailarinas para restaurantes. Al llegar, un hombre la "enamoró" y bajo un "juego psicológico", comenzó a explotarla.

Al respecto, dijo: "Me decían que tenía que usar menos ropa, me la sacaban y me la vendían, y así fue creciendo mi deuda con el local. Este hombre que conocí me fue convenciendo de que había que sacarles plata por eso, y él con esa excusa hizo su negocio y yo quedé con nada. De Black and White me iba a Tropicana, de Tropicana a Sheik, de Sheik a Copita, y así por todos los locales. Ellos se comunicaban con mi pareja, y cuando yo laburaba poco, él me agredía física y psicológicamente".

Tras años de no poder separarse de este hombre, finalmente "Marisa" quedó embarazada y luego de varias denuncias por golpes y violencia psicológica, pudo separarse de su pareja y dejar de ejercer, aunque hoy es madre de un hijo, está desempleada y con deudas. Según ella, su ex pareja sigue viviendo en la ciudad.

Entre lágrimas, admitió: "Busqué ayuda en el Estado, fui al Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, pedí audiencia con Walter Vuoto, y nadie me atendió. Contención psicológica no hay, y para mí es un trauma constante. No te ofrecen ninguna ayuda; prometieron asistencia psicológica y trabajo y no me cumplieron ni a mi ni a ninguna de las chicas".

Por último, totalmente conmovida, rogó: "Le pido al Estado que brinden atención psicológica a las mujeres víctimas, cursos para capacitarlas, y trabajo. Para nosotras todo cuesta. La gente tiene su familia y su  casa y eso es normal, y nosotras no tenemos nada de eso. No lo conseguimos, no podemos, y es de verdad muy triste".


Políticos involucrados

Al ser consultada acerca de las razones por las que no ofrecía su testimonio a la Justicia, la víctima explicó: "Tengo miedo. No estoy denunciando al kioskero de la esquina, hay gente pesada, drogas, y además los que iban a los cabarets era gente muy importante de esta ciudad.
 
Iban médicos, jueces, fiscales, todos de rango muy alto, y políticos también. Ellos iban a Black and White y entraban por la escalerita de afuera e iban directamente arriba. No elegían a ninguna mujer. Nos mandaban de 10 0 15 arriba y ahí elegían".

A pesar de que se negó a dar los nombres de los involucrados, "Marisa" dijo referirse a "autoridades importantes de la provincia, de los tres poderes".

"Muchos de los que iban siguen ocupando hoy cargos públicos o han incluso subido de puesto, por eso imaginate que si después vas y pedís ayuda es lógico que no te la den", explicó.

Comentarios