TARIFAS

Trabajadores de Renacer fueron a Desarrollo Social de Nación

Los trabajadores de la Cooperativa Renacer de Ushuaia se movilizaron en reclamo de subsidios para poder sostener las necesidades básicas, ante la paralización de la producción desde hace seis meses. “Los aumentos oscilan el 1.400%”, aseguró Mónica Acosta en referencia a la suba de tarifas.
lunes, 19 de agosto de 2019 · 14:41

“Esta situación es producto de la profunda crisis que estamos viviendo. Vamos para el sexto mes consecutivo sin producción y nos hemos autosostenido con recursos propios, pero esos recursos después de tanto tiempo prácticamente ya son inexistentes”, destacó la titular de la Cooperativa Renacer y después agregó, “no hemos despedido un solo trabajador en estos años y seguimos teniendo tarifas que van en aumento, los aumentos oscilan el 1.400 por ciento y con la fábrica parada estamos pagando 120 mil pesos de gas”.

Mónica Acosta, en declaraciones publicadas por Provincia 23, remarcó que, “venimos gestionando vía telefónica y por mail con Desarrollo Social de la Nación un plan de contingencia. La provincia se ha negado sistemáticamente a recibirnos y estamos pidiendo subsidios, porque los compañeros hoy no están pudiendo garantizar no solamente el pago de servicios sino el plato de comida para nuestras familias”.

“Tenemos que venir a mendigar y parece que al Gobierno nacional no le interesa nada y no tiene ningún síntoma de querer poner en marcha nada en este país, mucho menos en la provincia, donde de cuarenta fábricas sólo funcionan cuatro”, destacó Acosta.

La Presidenta de la Cooperativa Renacer sostuvo que, “se necesita una solución integral para todo el sector de la industria, porque con un dólar alto se han licuado las indemnizaciones de los despedidos y la situación de los metalúrgicos es grave en general. Los que tienen trabajo están suspendidos con el 70 por ciento del salario y vienen con congelamiento salarial desde hace mucho tiempo. Para nosotros como fábrica recuperada es mucho más grave todavía la situación. Si no se reactiva el mercado y no se desendeuda a los trabajadores para que haya poder de consumo, si no se bajan las tasas para adquirir capital de trabajo y comprar insumos, esto no cambia. A esto se agrega la apertura indiscriminada de importaciones que conspiran con todos los productos que fabricamos”.

“Nuestra actividad necesita seis meses de antelación y lo que no se discute ahora nos lleva a pensar que hasta fin de año tampoco vamos a tener trabajo. Nos han arrinconado de una forma tal que no nos queda otra que pedir asistencia”, subrayó Mónica Acosta.

Comentarios