Escrachó al negocio por las redes

Le cobraron $ 8 mil pesos por un corte en una peluquería

La mujer quería pasar de un pelirrojo a un rubio platinado "a toda costa y rápido". Pagó con tarjeta de crédito en el local y no se fijó en el importe. Su hija redactó una extensa queja en las redes y exige que le devuelvan -al menos- 3500 pesos.
miércoles, 28 de junio de 2017 · 15:44

Una mujer que se realizó un corte de pelo y cambio de color denunció haber sido "tremendamente estafa" por una Peluquería, al habérsele debitado de su tarjeta la suma de $ 8.010 pesos.

 

La acusación la realizó Daniela Lopilato, hija de la clienta y hermana de la conocida actriz Luisana Lopilato. A través de su cuenta de Facebook, la joven señaló que el episodio ocurrió semanas atrás, en un negocio de la cadena del coiffeur Leo Papparella, ubicado en el barrio porteño de Villa Urquiza.

 

"Miren esta ESTAFA que le hicieron a mi mamá en la peluqueria. Realmente un robo y teniendo pelo corto!!! Reflejos $5700????", escribió Lopilato, quien publicó una foto del ticket, en donde se lee el detalle: "Corte/Peinado: $710 - Reflejos: $5700 - Vta/Prod: $1200 - Lavado: $180 - Manicura $220 - A cuenta: $8010.

 

Sin embargo, la versión del dueño de las franquicias fue bastante diferente. Convocado por la mesa de la señal televisiva A24, durante el programa que conduce Eduardo Feinmann, Papparella sostuvo que a la clienta se le indicó que el procedimiento solicitado "se hacen uno o dos por año" y que se efectúa "en varias etapas separadas de tintura y no todo junto".

 

"Yo estaba de viaje y me enteré ayer -por el lunes- de lo sucedido. Nunca nadie me llamó, ni se quejó, ni me pidió explicaciones. Yo no manejo las redes sociales, las maneja mi hija", aseguró el peluquero, quien agregó que a la mujer se le debieron realizar 4 (cuatro) tinturas, cuyo precio es de más de 1000 pesos cada una.

 

En ese sentido, el estilista explicó que los 5700 pesos que figuran como Reflejos, incluyen "todas las decoloraciones y las tinturas", ya que la caja registradora de la AFIP no registra todos los ítems de la Peluquería". Y añadió que el "error" estuvo en que la empleada no le comunicó a la señora el precio total en el momento, aunque sí le dijo que iba a ser más caro de lo normal.

 

A raíz de lo manifestado públicamente por Daniela Lopilato, Papparella manifestó que se veía "seriamente afectada" su imagen como la de su negocio, por lo cual anticipó que va a iniciar acciones legales a través de su abogado. Por su parte, Lopilato pretende que le reintegren 3500 pesos a su madre, que es lo que considera un "precio justo" para el trabajo realizado...



 


Galería de fotos

Comentarios