CALIDAD DE VIDA

La obesidad es culpable del aumento de casos de diabetes infantil

Especialistas advierten que cada vez más menores se enferman a causa del sobrepeso. En la previa del día mundial de la enfermedad, cómo reconocerla a tiempo.
Por 
viernes, 13 de noviembre de 2015 · 20:40
La diabetes es una de esas enfermedades que, erróneamente, se relacionan con la edad adulta. Y si bien los casos más comunes en la niñez y adolescencia son los del tipo 1, que es de origen autoinmune y su comienzo es relativamente agudo, hoy en día se registra un franco aumento de diabetes tipo 2 en niños, niñas y adolescentes debido al sobrepeso que desencadena insulinorresistencia.

Es por eso que la diabetes se convirtió en una epidemia también en niños y adolescentes. Y en vísperas del día mundial de la enfermedad, vale conocer que, según cada etapa evolutiva, cada niño requiere un abordaje diferencial para su tratamiento.

El médico pediatra Fernando Lamas (MN 82404) explicó que "la diabetes constituye el trastorno endocrino/metabólico más frecuente en la infancia y adolescencia, y conlleva importantes consecuencias físicas y emocionales" y remarcó que "aunque se dispone de un tratamiento sustitutivo adecuado, todavía no se logró evitar la aparición de complicaciones crónicas, pero sí se puede controlar su aparición y retrasarla con el control adecuado".

De ahí la importancia de que la atención al niño diabético no sea materia exclusiva de los endocrinopediatras o diabetólogos sino con una mirada integral guiada por el pediatra de cabecera.
 
No hay hasta el momento una definición ampliamente aceptada del "estado diabético". Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes tiene una definición eminentemente práctica: es una situación de hiperglucemia crónica que puede resultar de varios factores ambientales y genéticos que actúan conjuntamente.
 
La hiperglucemia (es decir, glucosa alta en sangre) puede resultar de una falta de insulina o de un exceso de factores que contrarrestan su acción, y ello produce anomalías del metabolismo de carbohidratos, proteínas y lípidos. Los factores genéticos tienen gran preponderancia si se compara el riesgo de padecer diabetes entre la población general cuyo valor es de 0,1%- 0,2% frente a 5% a 10% si se tiene un hermano con diabetes (en gemelos idénticos aumenta hasta un 50%).
 
Lo cierto es que se viene registrando un aumento espectacular lineal del número de casos nuevos por año.

Es importante prestar atención a las primeras señales para llegar al diagnóstico lo antes posible. En ese sentido, Lamas detalló que "el síntoma más constante y precoz es la poliuria (orinar frecuentemente) y se manifiesta con incontinencia urinaria nocturna en un niño que previamente controlaba esfínteres".
 
Otros síntomas son: cambio de la personalidad, adormecimiento o cansancio, menor rendimiento escolar y en las actividades deportivas, alteraciones de la visión, dolor de cabeza. "Si la enfermedad no se trata, en una fase posterior pueden aparecer síntomas de gravedad como deshidratación, progresiva depresión del sistema nervioso central, somnolencia y hasta estado de coma, cuando el paciente presenta cetoacidosis diabética", finalizó.
Más de

Comentarios