PROYECTO PRESENTADO EN LA LEGISLATURA

Un grupo de vecinos impulsa cartelería por Malvinas

“En honor a los combatientes de las Islas Malvinas que ofrecieron sus vida por la dignidad de todos los argentinos los fueguinos necesitan decirle al mundo que nos visita que las Islas Malvinas son argentinas mediante carteleras gráficas que señalicen la distancia y la orientación geográfica”, fundamenta un grupo de vecinos organizado en ‘Agenda Popular’ espacio de ciudadanía y de políticas públicas -no partidaria- al presentar el proyecto a la Legislatura.
jueves, 26 de febrero de 2015 · 14:27

Según fundamenta un grupo de vecinos en un proyecto elevado a la Legislatura, "la Provincia de Tierra del Fuego, carece de herramientas y políticas estratégicas de defensa de los territorios argentinos, ocupados mediante la fuerza por el usurpador inglés, por tal motivo creemos firmemente que no se ha hechos los suficiente en esa materia”.

Los vecinos firmantes son Gerónimo Ruiz, Francisco Javier, Bayón, Héctor Horacio Chaves, Juan Carlos Alderete, Darío Alberto, Lima, Gustavo Feliciano Lattar entre otros, "en nuestra condición de Ciudadanos Argentinos”.

Recordaron que las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, fueron usurpadas y ocupadas por el Reino Unido de gran Bretaña, debe tener políticas públicas de pertenencia viva y permanente, que defienda y propague la difusión y la comunicación gráfica "Las Islas Malvinas Son Argentinas”.

Por todos ellos, los caídos en la guerra, "es que solicitamos al señor presidente, y los señores legisladores provinciales arbitren los medios necesarios y conducentes para que en el tiempo que amerite esta necesidad, se disponga por Ley, la presente señalización gráfica ‘Las Islas Malvinas Son Argentinas’ con carteleras vial en los lugares de ingresos y egresos del turismo nacional e internacional, en los edificios públicos educativos, con la finalidad inclusiva que debe instalarse principalmente en los niños y los jóvenes generando conciencia cultural y de pertenencia geográfica de soberanía de nuestras Islas Malvinas”.

Así también "en toda la Ruta Nacional, las rutas provinciales y en todo el territorio geográfico de Tierra del Fuego que por su características sean actos para la difusión, indicando la distancia de cada lugar, y de cada ciudad de nuestra provincia con nuestras Islas Malvinas”.

Remarcaron que "la defensa del suelo patrio debe ser una responsabilidad de todos los argentinos y una obligación permanente de los gobernantes comprometidos”.

 

Fundamentos

 

"Visto la política internacional ejercida por el Gobierno Nacional de reclamar por la vía pacífica ante las naciones del mundo y el repudio a la militarización del Atlántico Sur, por parte del reino unido de Gran Bretaña.

La Cuestión Malvinas en el contexto de la Política de Defensa no se hace lo suficiente

"La política de defensa nacional relacionada con la cuestión Malvinas responde a los lineamientos de nuestra política de Estado en la materia. La Constitución Nacional reivindica la legítima e imprescriptible soberanía argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional. La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme a los principios del derecho internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino.

El Gobierno Argentino ha privilegiado la búsqueda de la reanudación de las negociaciones sobre la soberanía, persistiendo ante los organismos internacionales, regionales y la comunidad internacional en el llamado al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte para reanudar el diálogo, de conformidad con las resoluciones y declaraciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de los Estados Americanos (OEA) y otros organismos internacionales.

Recordemos que luego de la guerra de Malvinas, tras un período de congelamiento de las relaciones bilaterales, éstas se reanudaron a partir de los Acuerdos de Madrid de 1990. En ese momento se acordaron una serie de medidas de seguridad y confianza mutua que con el tiempo devinieron en la generación de un incipiente proceso de cooperación e intercambio bilateral.

Lamentablemente, pese a ello, ha persistido el incumplimiento británico de la disposición de no innovar, establecida en la Resolución 31/49 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se manifiesta en sucesivos actos unilaterales vinculados a la explotación de recursos naturales como pesca y petróleo. Asimismo, en los últimos años, se ha registrado la renuencia británica a reunirse en el Grupo de Trabajo del Atlántico Sur -instancia establecida en los Acuerdos de Madrid para dirimir todas las cuestiones vinculadas con las medidas acordadas-, cerrando con ello cualquier posibilidad de discusión sobre la disputa de soberanía.

En este contexto, nos hemos visto obligados a limitar al máximo la agenda bilateral de cooperación en defensa. La Argentina considera preocupante la actual situación que puede devenir en riesgos para la seguridad regional, tanto debido a la posibilidad de catástrofes ambientales como consecuencia de las actividades de exploración y posible explotación de hidrocarburos iniciadas por empresas bajo licencia británica, de los conflictos derivados de una incontrolada emisión unilateral de licencias de pesca,

así como por la falta de mecanismos de supervisión y control de sistemas de armas de destrucción masiva que podrían ingresar en la zona de paz suramericana.

Compartiendo esa preocupación en el seno del Consejo de Defensa Suramericano, entre los procedimientos aprobados para hacer efectivas las medidas de fomento de confianza y de seguridad se incluyó una referencia expresa a la cuestión Malvinas, en el apartado referido a la "garantía de conservación de Suramérica como una zona libre de armas nucleares y de la utilización de la tecnología nuclear con fines exclusivamente pacíficos”, el cual quedó redactado de la siguiente forma:

‘Los Estados miembros de la UNASUR, en cumplimiento del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco), y de las demás convenciones sobre la materia, garantizan que Sudamérica se conserve como una zona libre de armas nucleares y aseguran que la tecnología nuclear se utilizará exclusivamente para fines pacíficos’.

 

En aplicación de lo anteriormente señalado:

 

"Se comprometen a prohibir e impedir en su territorio el uso, almacenamiento, instalación, emplazamiento o cualquier otra forma de posesión de toda arma nuclear.

Los países miembros de UNASUR adoptarán las medidas necesarias para exigir el respeto y acatamiento de este compromiso por parte de otros Estados, en especial de los Estados Poseedores de Armas Nucleares, incluyendo la demanda colectiva a éstos para que retiren las Declaraciones Interpretativas a los Protocolos I y II del Tratado de Tlatelolco y, así, garantizar que los territorios de los Estados Miembros de la UNASUR, incluidos los que se encuentran bajo disputa, como las

Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, se preserven libres de armas nucleares”.

"En Noviembre 2010, los países miembros de la UNASUR reunidos en Georgetown, expresaron el compromiso de "adoptar, de conformidad con el derecho internacional y sus respectivas legislaciones internas, todas las medidas susceptibles de ser reglamentadas para impedir el ingreso a sus puertos de los buques que enarbolen la bandera ilegal de las Islas Malvinas”. Además, se comprometen "en el marco de los acuerdos internacionales vigentes, informar al Gobierno Argentino sobre aquellos buques o artefactos navales con derrotero que incluyan las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur con cargas destinadas a las actividades hidrocarburíferas y/o minerales ilegales en la plataforma continental argentina y de este modo, prevenir o evitar que dichas actividades se consoliden”.

A su vez, en Septiembre 2011, por primera vez, el Grupo de los 77 (formado por 131 naciones, y por su número es el más importante bloque negociador de las Naciones Unidas), en su declaración final dedica un párrafo exclusivo a la cuestión de Malvinas. Los 131 ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros del Grupo de los 77 y China reclamaron al Reino Unido en Naciones Unidas (ONU) que cumpla con los requerimientos de la comunidad internacional y reanude las negociaciones con Argentina sobre las islas Malvinas. El documento señala que la decisión se adopta "con el fin de encontrar, lo antes posible, una solución pacífica" y que "los gobiernos deben abstenerse de tomar decisiones unilaterales".

Rebrote del conflicto por Malvinas: reclamo argentino ante la O.N.U

El 7 de febrero de 2012, la Presidenta Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner, anunció que su gobierno presentará una protesta ante la ONU "a raíz de la 'militarización' del Atlántico sur por parte de Gran Bretaña", tras la decisión de Londres de enviar un moderno destructor a las Islas Malvinas. La Presidenta señaló, en dicho momento: "Vamos a presentar una protesta ante el Consejo de Seguridad de la ONU por esta nueva militarización del Atlántico sur, que implica un grave riesgo para la seguridad internacional" (...) "Este es un reclamo avalado por el conjunto de la sociedad argentina y latinoamericana. Malvinas se ha transformado en una causa latinoamericana".

De esta forma, el 10 de febrero de 2012 el canciller argentino Héctor Timerman concretó la denuncia contra Gran Bretaña ante las Naciones Unidas por la ‘militarización’ del Atlántico Sur, en una reunión en Nueva York con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon”.

"El secretario general de la ONU apoya el diálogo, el presidente de la Asamblea General de la ONU apoya el diálogo, el presidente del Consejo de Seguridad de la ONU apoya el diálogo y Argentina apoya el diálogo. Falta Gran Bretaña”.

En una entrevista en el periódico El Tiempo Argentino, el 11 de noviembre 2012, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon declaró "No creo que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad estén violando resoluciones relevantes de las Naciones Unidas. La impresión es que la gente que vive bajo esas condiciones debería poder obtener cierto nivel de capacidades para que puedan decidir sobre su propio futuro. Y este es el principal criterio de los órganos

principales de las Naciones Unidas. Lograr la independencia o que tengan cierto gobierno de sus territorios. No creo que sea un tema de abuso o violación de resoluciones relevantes de la ONU." que es una declaración que por encima de todo lo que reclama Argentina, son los isleños que tienen el derecho elegir su futuro; y que refirma que el Reino Unido no está violando ninguna resolución de la Asamblea General de la ONU y que no está obligado a dialogar sobre las islas con Argentina.

b. Estrategia Nacional o General.

1) Elaborar supuestos sin los fundamentos necesarios para sostenerlos y que por su rigidez anquilosaban los planeamientos, los mismos pueden sintetizarse en:

a) Los EE.UU. mantendrán una neutralidad complaciente.

b) INGLATERRA aceptará el hecho consumado, evitando la guerra y flexibilizando sus negociaciones.

2) Mostrarse ante el mundo como país agresor, lo que incidiría en la emisión de resoluciones desfavorables en especial en el seno de la ONU.

3) Reducir exageradamente al espacio diplomático para el tratamiento del conflicto.

4) Pacifismo existente en la zona del interior producto de la inexistencia de una adecuada estrategia psicosocial.

5) Determinar una oportunidad sin relacionarla con el estado de instrucción de las tropas.

6) Manifestar incapacidad en el control de la escalada de crisis.

7) Ineptitud para lograr el consenso, obteniendo así un aislamiento internacional y la desventajosa polarización del conflicto.

8) Emitir directivas equivocas al Gobierno Militar de las Islas para su desempeño inicial.

9) Efectuar una desafortunada evaluación sobre la conducta y sentimiento de los ‘Kelpers’.

10) Incapacidad manifiesta para obtener el apoyo material de los países signatarios del TIAR logrando solamente resoluciones declamatorias.

11) Generar dudas ante la opinión pública nacional sobre las verdaderas intenciones de la recuperación.

12) Eludir la concreción de mayores presiones sobre el Gobierno de LONDRES, como la expropiación de capitales y bienes de connacionales en nuestro país.

13) Haber mantenido el segundo frente sobre CHILE con las correspondientes exigencias operacionales”. (Documento cancillería)Y

Considerando que las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, forma parte inalienable del territorio provincial de Tierra del Fuego. La presencia en políticas de defensa por los gobiernos sucesivos son insuficientes”.

Comentarios

Otras Noticias