OCUPACIÓN IRREGULAR

50 personas intentaron ocupar tierras fiscales

Unas 50 personas irrumpieron la madrugada del sábado con hachas y machetes en la franja de bosque que linda con el asentamiento El Escondido, en la zona alta del Barrio La Cumbre. Lo hicieron con intensiones de usurpar tierras.
domingo, 25 de enero de 2015 · 21:33

Desde hace días existen indicios sobre la intención de personas que estarían organizando la toma masiva de tierras en parte del bosque comunal. En las primeras horas del día sábado más de 50 personas irrumpieron con hachas, machetes, cintas, alambres, nylon, bolsos y colchones en la franja de bosque que linda con el asentamiento El Escondido, en la zona alta del Barrio La Cumbre, violando la cartelería del sector y el alambrado perimetral para ingresar.

El día jueves a través de las redes sociales una vecina de la ciudad denunció que un grupo de hombres transportó gran cantidad de tarimas, alrededor de 60, hacia un sector aledaño a El Escondido, las mismas fueron reducidas para evitar su utilización.

Al día siguiente el grupo Scout Nuestra Señora de la Nieves, que desarrollaba una actividad recreativa-educativa en el predio afectado a esa organización y que también linda con el asentamiento sobre la margen derecha, detectó tala de árboles reciente y cuatro espacios preparados con trineos para erigir ocupaciones clandestinas. Las mismas fueron desmanteladas y se siguen pistas sobre los autores de la tala para aplicar las sanciones previstas.

Denuncia de los vecinos

El viernes en horas de la tarde se recibió una denuncia en Defensa Civil Municipal dando cuenta que un grupo organizado y numeroso se instalaría con tarimas y elementos precarios en un sector del Escondido. Se trataría de familiares y amigos de residentes de barrios aledaños, muchos de ellos extranjeros y otros oriundos de distintas regiones del país. Como consecuencia se puso en conocimiento a la fuerza policial y se reforzaron las guardias municipales como se viene haciendo en la época estival, sensible a este tipo de intentos.

En este contexto, en las primeras horas del sábado más de 50 personas con una fuerte y marcada hostilidad, llevando machetes y hachas, con nylon, aerosoles de pintura, alambres, bolsos, cintas, colchones, irrumpieron en el bosque, haciendo lugar en la profusa vegetación con hachas y machetes, los mismos que utilizaban para amedrentar al personal municipal, llevando a menores, algunos eran tan pequeños que eran transportados en los aguayos, para ser usados como un elemento más de la ocupación pretendida en medio de llantos de los menores.


Coordinación y sincronización en el accionar

Los renovales de lenga cortados durante la operación de ocupación irregular eran utilizados como marcas para delimitar terrenos, atados éstos con alambres a árboles vivos, dañando la vegetación de la zona que constituye un pulmón para el sector y un reparo para los vientos y los desagües naturales de la montaña.

Inmediatamente la policía se presentó en el lugar junto a personal municipal y las personas en su mayoría con pocos meses o días de arribados a la ciudad, decidieron retirarse y volver a las casas de los barrios aledaños portando los bolsos y colchones. Una parte importante del grupo estaba conformada por extranjeros y personas de corta edad.

Por otra parte la Cooperativa Magui Mar retiró todas las marcas, previa toma fotográfica, y demás elementos para ser aportados a la causa judicial que se abre para investigar a organizadores, instigadores y ocupantes en general por los flagrantes daños.

El operativo policial desplegado por todo el sector permitió tomar registros fotográficos de las personas que conforman ese grupo organizado y brindar la seguridad necesaria para evitar la ocupación masiva de una porción de bosque con un alto valor ambiental y sin condiciones para la vida humana.

El nivel de coordinación y sincronización da cuenta que se trató de una acción contra el proceso de regularización, ordenamiento y crecimiento planificado de la ciudad, que viene desarrollando la gestión del Intendente Federico Sciurano desde hace años, recuperando y reutilizando tierras para brindar soluciones definitivas, descartándose la ocupación espontánea e irregular como alternativa, en función que ésta sólo produce retraso, problemática social, judicial y aumenta las dificultades habitacionales por tratarse de suelo no apto ni preparado para la instalación de familias.

El valioso aporte realizado por vecinos comprometidos con la ciudad, se transforma en la oportunidad de no repetir errores del pasado y cumplir con la planificación prevista para cada una de las familias y cada uno de los rincones de la ciudad.

Comentarios

Otras Noticias