CONOCIENDO A LOS ANTIGUOS POBLADORES

Carlos Torres: Un peronista doctrinario

Carlos Omar Torres, fundador del CECU, el sindicato Centro de Empleados de Comercio de Ushuaia, aboga para el peronismo retome la doctrina legada por el General Juan Domingo Perón, a quien conoció personalmente. Torres fue parte de la historia argentina, fue testigo presencial del bombardeo a la Plaza de Mayo en junio de 1955 y recuperó objetos personales del General Franklin Lucero luego que una turba incendiara la casa del ex ministro de Perón en Mar del Plata.
martes, 19 de mayo de 2015 · 18:44

"El gremio se formalizó en 1983 con algunas luchas, donde en ese momento lo que más nos interesaba era la parte social, luchamos por eso y después tratamos de darle más forma de gremio y es así que se consiguió el terreno el calle Gobernador Paz y Piedra Buena donde está actualmente la sede”, recordó el histórico dirigente Carlos Omar Torres, fundador del CECU.

Agregó que "después logramos un gran acuerdo con la Cámara de Comercio, la cual la presidía el señor Mariano Viaña y logramos sacar para los empleados de comercio un mayor porcentaje de zona que fue del 80 %”.

"Por razones de salud de mi esposa y mi hijo, estoy viviendo momentáneamente en Buenos Aires”, confió.

Recordó en este sentido que "el 20 % de zona ya lo teníamos por el Convenio 130/75 y se agregó el 60 % más de zona, con lo cual hoy en Ushuaia el empleado de comercio está recibiendo el 80 % de zona, que creemos que es bastante importante; la Cámara de Comercio de Ushuaia entendió que era el momento oportuno para poder mejorar la zona desfavorable porque lógicamente la situación se estaba tornando bastante difícil de los empleados que trataban de irse para el lado de la Gobernación porque tenían mejor zona y otras cosas”.

"Fue una gran satisfacción este acuerdo porque es el más importante de la Patagonia que se logró en beneficio de los trabajadores; este acuerdo fue homologado por el Ministerio de Trabajo y fue publicado en el Boletín Oficial de la Gobernación; es un orgullo para nosotros haber logrado este acuerdo”, memoró Torres.

También recordó a algunos de quienes lo acompañaron en la Comisión Directiva del CECU. "Estaba un chico llamado Daniel Miguel, que era mi secretario adjunto; había otras chicas que ya no están más acá en Ushuaia, estaba en los últimos tiempos conmigo Cofré y había otros compañeros que tampoco ya están acá”.

Una vez consolidado el gremio mercantil, Torres dijo que "nos abocamos a la campaña política, cuando ganamos una interna con Carlos Menem a quienes representaban a Antonio Cafiero acá en la isla. Ganamos bien acá en Tierra del Fuego y es así que integré el gobierno de Carlos Martín Torres como asesor de gabinete”.

El bombardeo de Plaza de Mayo

Don Carlos Omar Torres fue testigo del bombardeo de Plaza de Mayo. "Fue una parte muy triste para mi ver lo que había sucedido, porque lógicamente el desastre que se había hecho cuando se bombardeó Plaza de Mayo. Decían que querían matar al General Perón pero en ese bombardeo hubo muchos muertos, como los catorce chicos de un micro escolar que iban a la escuela y muchas otras personas que iban a los bancos que estaban alrededor. Fue nefasto eso y es un triste recuerdo que lo voy a llevar durante toda mi vida”.

"La caída de nuestro gobierno -porque soy peronista lo digo- fue el 16 de septiembre de 1955, pero el bombardeo a la Plaza de Mayo fue el 16 de junio de ese mismo año, al mediodía, pasadas las 12:30”, detalló.

Torres fue secretario privado del famoso bailarín español Miguel de Molina y es así que conoció personalmente al General Perón, a Evita y figuras artísticas de primer nivel como Tito Luciardo, entre otros.

También la vecindad con el General Franklin Lucero lo puso en la escena de la historia nacional. "Franklin Lucero fue ministro de Guerra del gobierno de Perón y cuando viene el derrocamiento de éste, me encontraba en Mar del Plata con mi familia –con mi madre y con mi hermano- con la cual teníamos un negocio de rotisería. A tres cuadras de ahí el general Lucero tenía un humilde chalet y la gente que en ese momento estaba en contra del General Perón, arrasaron con el chalet y le quemaron todas sus cosas. Yo pude salvarle algo, un álbum de fotos del liceo militar de él; también un pedestal y por suerte se lo pude entregar, muchísimos años después, y él me lo agradeció con lágrimas en los ojos. Me contó que ese chalet se lo habían regalado sus padres cuando él se casó”.

"Todos esos momentos lo viví y fue muy doloroso; hubo mucha persecución. Tengo un primo que fue campeón de Pelota Paleta, que se llamaba Gregorio Abadía, ya fallecido y está enterrado cerca de Tres Arroyos, y lo persiguieron porque el General Perón le dio la Medalla Peronista al Mejor Deportista. Esa medalla pasó por mi familia, primero y luego de mi mamá”, contó.

"Los argentinos se tienen que unir, no puede haber diferencias por pensar distinto. La intolerancia y el fanatismo tienen que ser desterrados”, abogó.

"La doctrina peronista tiene vigencia permanentemente”

Don Carlos Omar Torres entendió que "la doctrina peronista tiene vigencia permanentemente; escuchamos hablar de las tres banderas peronistas que son la Justicia Social, la Soberanía Política y la Independencia Económica. Todos los grandes países tienen estos preceptos en sus políticas de Estado. El orgullo nacional no lo debemos perder porque eso es lo que hace grande al país. Perón lo entendió bien porque era un estadista, cuando llegó al poder el país no fabricaba ni agujas de coser, cuando se fue, los argentinos fabricaban aviones y locomotoras”.

Fuente: Diario Provincia 23 - Ramón Taborda Strusiat. 

Galería de fotos

Comentarios

Otras Noticias