GRAVE ACUSACIÓN

La acusación de Europa contra Google

Se trata de la primera vez que Google afronta cargos formales antimonopolio, lo que a su vez pone a la Unión Europea en la vanguardia del debate sobre cómo regular a los gigantes mundiales de la tecnología.
Por 
miércoles, 15 de abril de 2015 · 20:23

La Comisión Europea acusó hoy formalmente a Google de competencia desleal por sospechar que su motor de búsqueda, que capta el 90% de las búsquedas en internet en Europa, privilegia sus servicios en detrimento de los de la competencia.

Después de cinco años de investigación la Comisión estima que Google favorece, o favoreció, en los resultados de su motor de búsqueda a su propio servicio de comparación de precios GoogleShopping y su antecesor, Google Product Search, en detrimento de los mismos servicios que ofrecen sus competidores; así, los usuarios no ven necesariamente los resultados de comparación de precios más pertinentes.

Bruselas no excluye ir más lejos en sus acusaciones e incluir otros motores de búsqueda especializados de Google, como el de búsqueda de vuelos.

¿Copia de contenidos de Android?

Además de la comparación de precios, los europeos sospechan que Google copia el contenido en Internet de sus competidores (algo denunciado por Yelp y Amazon, entre otros), impone cláusulas de exclusividad a sus anunciantes e impone restricciones que perjudican a los anunciantes que quieren migrar su publicidad de Google AdWords hacia otros sitios.
 
La Comisión prometió continuar investigando "activamente" sobre estos puntos.

Otro miedo: Google podría haber trabado el desarrollo y el acceso al mercado de sistemas operativos competidores de Android en el sector de la telefonía móvil. Android se usa en más del 80% de los smartphones vendidos en el mundo. La Comisión inició una investigación sobre este punto.
 
Trata de dirimir si Google obligó o incitó a los fabricantes de teléfonos y tabletas a preinstalar exclusivamente las aplicaciones o servicios de Google.
 
En su notificación de imputaciones, la Comisión sugiere al gigante estadounidense "tratar su propio servicio de comparación de precios de la misma manera que trata el de sus competidores", lo que "no afectaría los algoritmos aplicados", ni la manera en que se conciben las páginas de resultados de Google.

 

Más de

Comentarios