HABLÓ EL NENE ABUSADO DEL FALLO POLÉMICO:

“¿Todo esto es por mí? Me da vergüenza”

La familia del nene abusado del fallo polémico intenta evitar que mire la tele, pero se enteró de la noticia y dijo que le daba vergüenza. Va de la escuela a su casa por miedo.
jueves, 21 de mayo de 2015 · 19:58

El nene de 6 años que cobró notoriedad por un polémico fallo a favor de su abusador hoy tiene 11, vive con su tía Aldana y va de la escuela a la casa por miedo. El diario Clarín entrevistó a la familia, que intenta quedarse con la adopción legal y evita que el chico vea la tele.

 

Pero se enteró de la noticia. "¿Todo esto es por mí? Me da vergüenza", dijo al ver que en los noticieros hablaban del ataque sexual y del fallo de los camaristas de Casación Horacio Piombo y Sal Llargués, que redujeron la pena del violador de seis años a tres años y dos meses por considerar que "ya había sido ultrajado por su padre" y "había sido acostumbrado a situaciones de travestismo".

 

Aldana asegura que intentan mantenerlo fuera del caso, porque le hace revivir el pasado. El chico jugaba al fútbol, pero dejó de hacerlo desde que el dirigente del club Florida, de Vicente López, lo viol. Ni siquiera se anima a entrar a un vestuario.

 

El padre biológico del chico estuvo 30 años preso y su mamá huyó después de que su pareja le pegara

 

"Al principio, cuando pudo contar el abuso, se ponía muy mal: se hacía pis, no quería jugar a la pelota, se enojaba y revoleaba las cosas, no quería salir a jugar a la vereda. Pero era más vergüenza que otra cosa, se había enterado todo el barrio", contó Aldana.

 

"Cuando él decía que tenía miedo de cruzárselo, le decíamos 'tranquilo, está preso, no va a volver más'. Y él se calmaba. Y de repente nos venimos a enterar que hacía un año que estaba libre, viviendo a cuatro cuadras de casa, y nosotros no lo sabíamos", se lamentó Aldana.

 

"Yo no lo dejo que esté con ningún desconocido, no dejo que se le acerque nadie. Va de la escuela a casa. Y a las 9 de la noche, todo el mundo a la cama", cuenta

 

El nene, mientras tanto, intenta llevar una vida medianamente normal y sigue yendo a la escuela, donde las autoridades intentan ayudarlo para que sus compañeritos tampoco se enteren del tema y no se burlen de él.

Comentarios

Otras Noticias