IPAUSS

Un sistema poco solidario y de mal reparto

El listado de haberes del IPAUSS es una caja de Pandora, con jubilaciones que van de 14 a 151 mil pesos y más. En el medio hay exfuncionarios, trabajadores con décadas de tareas pesadas sobre sus espaldas, exmagistrados de paso breve y poco fructífero por la provincia, ex empleados de diferentes dependencias y hasta empresarios millonarios del sector privado. Los vericuetos de un sistema que tiene poco de solidario y está muy mal repartido. Un monstruo grande que se podía desactivar de otra manera
Por 
miércoles, 22 de junio de 2016 · 09:38
(Por José Piñeiro) - Al tope del listado correspondiente al pasado mes de abril, como es habitual, está el exjuez Tomás Hutchinson con poco más de 151 mil pesos mensuales. Un jubilado "anticipado", que viene acumulando un interesante ahorro con los haberes de una Caja a la que poco aportó, de una provincia por la cual no demasiado hizo. 

 

Entre las "sorpresas", también está el nombre de José Luis Paños, el accionario mayorista de TV Fuego. El millonario  estanciero, que se desempeñó como síndico del Banco de Tierra del Fuego, se jubiló a los 53 años y cobró en el mes de abril 61.380 pesos, la última liquidación fue por 74 mil.

 

 

También se lo puede encontrar al exintendente riograndense, Jorge Luis Martín, que en abril cobró 75.425 pesos y el último mes percibió 92 mil. El promedio de los exlegisladores, siempre tomando como referencia el listado al cual tuvo acceso Provincia 23, ronda los 70 mil pesos mensuales. Es el ejemplo del exlegislador y exsecretario Guillermo Lindl, con 72.021. Aunque en el caso de Alejandro Vernet percibió, en el cuarto mes del año, poco más que 47 mil pesos. 

 

Aunque vale aclarar que en muchos de éstos casos, como suele decir un dirigente sindical del ámbito estatal, se trata de personas que "nunca marcaron tarjeta", porque ingresaron como funcionarios y en ese mismo rol se jubilaron.

Durante la gestión de Fabiana Ríos, varios funcionarios de paso fugaz por la función pública, aunque con anterior desempeño en la administración pública, se jubilaron después de cumplir los dos años de gestión que les permitía acceder al haber referencial como funcionarios. Entre ellos Manuel Benegas, quien figura jubilado a los 52 años con un ingreso en abril de 64 mil pesos.  Del exministro se decía que durante la última etapa de su gestión trabajaba en la provincia, pero vivía en el norte del país.

 

En el caso de algunos exgobernadores; abril fue un mes de recaudar. Carlos Manfredotti aparece con un depósito como haber bruto de 998.324; Fabiana Ríos percibió 248.312 pesos, ambos por retroactivos adedudados. 

Claro que la familia Manfredotti también sumó 58.417 de Liliana y 72.021 pesos de Nélida Lanzares; un mes para darse algún gustito se podría decir. Entre los tres, suman una cifra que muchas familias deben distribuir en no menos de una década para sostenerse.

 

Otros ex magistrados que aparecen, la mayoría con jubilación anticipada y otros con ordinaria, son Héctor Yarade -quien estuvo acusado en un momento de cobrar doble jubilación  por el IPAUSS y ANSES- con 116.632, siempre en abril; Omar Carranza, 118.811 pesos; Carlos Bassanetti con 115.599 y la viuda de José Salomón con 106.554 pesos; entre muchos otros.

En el otro extremo, se encuentran jubilaciones que rondan los 12, 13 y 14 mil pesos; pensiones que apenas superan los 9 mil pesos y que en muchos casos tienen como destino el mantenimiento de familias enteras. En el caso de los veteranos de guerra, sus haberes rondan los 22 mil pesos.

 

La desigualdad se demuestra al promediar la distribución de fondos para el pago mensual. Unos 1500 jubilados se reparten 80 millones que hacen un promedio de 53 mil pesos mensuales; mientras otros 4000 tienen 120 millones para repartir y el promedio de haberes, en esos casos, va entre 28 y 30 mil pesos. Claro que en los extremos siguen estando los exjueces que superan hoy los 160 mil pesos y los laburantes que apenas rondan los 13 mil.

Pocos, los privilegiados y clandestinos de la lista entre ellos, saldrán a justificar éste sistema  poco solidario y de mal reparto. Seguramente los trabajadores, en su mayoría, entenderán que no se hace justicia con ésta distribución de haberes jubilatorios. Los dirigentes sindicales deberían estar en esa sintonía, si de equidad y derechos hablamos.

 

Sin embargo, tanto los legisladores como el Poder Ejecutivo, eligieron el camino de la reforma entre gallos y medianoche, en dos sesiones veraniegas que generaron un conflicto extenso y desgastante. 

Ojalá se pueda sincerar ésta situación, con el objetivo de recuperar un sistema previsional que alguna vez fue superavitario y que parecía indestructible. Porque los embates permanentes y el saqueo legalizado lo llevaron al borde del precipicio; con la siempre amenazante mirada de una gestión nacional -hoy más amenazante que nunca, sobre todo lo que suene a derecho popular- peligrosamente agazapada para lanzarse sobre una Caja, que debería pararse sobre los pilares de la solidaridad y el equitativo reparto.

 


Comentarios

Otras Noticias