AVANCE CIENTÍFICO

¿Un metal que hace rebotar el agua?

Se trata de una creación que permite repeler el agua mediante metales 'superhidrofóbicos'.
Por 
domingo, 25 de enero de 2015 · 00:00
Gracias a un innovador proceso con láser, los metales ahora tienen la oportunidad de vengarse.
Dos científicos de la Universidad de Rochester, Chunlei Guo y Anatoliy Vorobyev, han desarrollado una técnica utilizando patrones de láser extremadamente precisos que hacen que los metales sean superhidrofóbicos: en otras palabras, increíblemente repelentes al agua.

Imagina un poderosísimo teflón... excepto que el material de Guo y Vorobyev no es un revestimiento, sino parte del metal en sí. El agua en realidad rebota de la superficie y se desliza por ella.
 
Las posibilidades son muchas, según Guo. Utensilios de cocina, por supuesto. Aviones: no habría por qué preocuparse más por la descongelación, porque en primer lugar, el agua no podría congelarse en la aeronave.
Y también con fines sanitarios en países pobres, una idea muy cercana al corazón de la Fundación Bill y Melinda Gates, la cual ayudó a financiar el proyecto. Gracias a las propiedades repelentes de la superficie, básicamente se limpia a sí misma.

Guo se inspiró en un proyecto en el que él y un equipo trataron una variedad de materiales para hacerlos superhidrofílicos... es decir, que atrajeran el agua.

"Trabajamos con una variedad de materiales, no solo metal sino también semiconductores, vidrio y otras cosas", explicó. Incluso en una superficie vertical, "el efecto era muy fuerte. Si dejo caer una gota de agua en la parte inferior de esta superficie, saldría disparada en contra de la gravedad, hacia arriba. Así que eso realmente nos motivó a investigar este proceso inverso".

En su informe, ambos investigadores compararon la superficie con la de una hoja de loto, la cual tiene "una estructura jerárquica que contiene una estructura más grande a micro escala" y es superhidrofóbica. "Nuestra estructura imita, en cierta forma, la disposición natural de la hoja de loto", explicó Guo.

Y al igual que la hoja del loto, debido a que el metal tratado con láser es tan repelente al agua, tiene propiedades para autolimpiarse. En un experimento, Guo vertió polvo doméstico de una aspiradora sobre la superficie tratada. Tan solo unas cuantas gotas de agua recogieron el polvo, y el metal se mantuvo seco.

En su trabajo, los científicos utilizaron platino, titanio y latón como metales de muestra, pero Guo cree que podría funcionar en una gran cantidad de metales, sin mencionar otras sustancias.

Gran parte del proceso todavía se lleva a cabo en el laboratorio. Los científicos tardaron una hora en tratar una muestra de 2,5 cms por 2,5 cms y el proceso requirió de explosiones de láser extremadamente cortas que duraban un femtosegundo, o la milbillonésima parte de un segundo.

Pero Guo se muestra optimista sobre el aumento gradual del proceso para los usos industriales y dice que la meta del proyecto de los servicios sanitarios es "realmente impulsar la tecnología en los próximos dos o tres años".
Más de

Comentarios