TECNOLOGÍA

Usos insospechados de la red social

El turista francés que había quedado atrapado y desorientado en una zona de pendientes y acantilados, a 180 kilómetros de Ushuaia, fue rescatado gracias a que su teléfono satelital no había perdido señal y él logró, mediante Facebook, pedir ayuda a un amigo que, desde Francia, llamó a Argentina y dio el alerta.
domingo, 8 de marzo de 2015 · 18:33

Tres días después de haberse perdido, Paul Alexandre Neveu, de 30 años, fue rescatado gracias a un operativo que involucró a 80 rescatistas, por lo intrincado del lugar en el que se encontraba. "Gracias al GPS de su teléfono localizamos su ubicación exacta y pudimos trazar una estrategia de acercamiento. Sabíamos que él estaba bien físicamente y además seguía publicando en Facebook periódicamente”, explicó el capitán de Fragata Enrique Marcelo Ballerini, comandante de la Agrupación Lanchas Rápidas del Area Naval Austral, que rescató al turista en Bahía Aguirre "estable y sin hipotermia”.

 

Neveu, un turista con experiencia en montañismo y que había llevado provisiones, abrigo y un teléfono satelital en su equipo de supervivencia, equivocó un sendero mientras realizaba una expedición de 45 días. Planeaba recorrer solo la Península Mitre, la zona Este de la isla de Tierra del Fuego, que se encuentra deshabitada. En un tramo del recorrido, cerca de Puerto Español, se confundió y terminó dirigiéndose a Cuevas Gardiner, un área de peñascos con mucha pendiente, que finaliza en un acantilado de cinco metros de altura, en lugar de descender gradualmente hacia la costa. "Sin perspectiva para observar lo que ocurría más abajo, descendió unos 200 metros buscando la línea de la costa y, cuando se dio cuenta de que no existía costa en ese lugar, quiso regresar, pero ya era demasiado tarde”, explicó el comandante Ballerini. Neveu, ex integrante de la Armada francesa que se dedica a las caminatas extremas de manera semiprofesional, estaba equipado para la travesía pero no llevaba elementos para escalar. "Luego de tres días de buscar una salida de ese laberinto, ya desorientado y tras haber sufrido algunos percances menores, tomó la acertada decisión de buscar reparo en una cueva y pedir ayuda”, contó el rescatista argentino.

 

El teléfono satelital que llevaba el francés no tenía señal para hacer llamados, pero sí le permitía postear novedades en Facebook. Así avisó a sus amigos y familiares en Francia lo que sucedía. Uno de ellos se comunicó con un conocido del turista en Ushuaia, José Arnausti Schay, quien alertó a las autoridades fueguinas. A la embarcación de la Armada le llevó nueve horas salvar los 180 kilómetros hasta Bahía Aguirre. Al verlos, el francés "colocó una manta amarilla sobre una roca para indicarnos su posición. Las piedras que lo rodeaban tenían tres metros de altura”, informó Ballerini.

Fuente: Página12.

Noticias Relacionadas

Comentarios