NOVEDADES #TECNO

"WhatsApp managers", la nueva profesión

Los Whatsapp Manager son un nuevo tipo de asistentes, cuya función es mantener actualizados los chats de sus empleadores en este sistema de mensajería instantánea.
Por 
viernes, 3 de febrero de 2017 · 19:16
A medida que avanza la tecnología surgen nuevas profesiones anteriormente desconocidas o directamente inexistentes, muchas de ellas para desarrollar tareas en forma remota e impensadas tiempo atrás.

Uno de los pedidos de empleo más novedosos del último tiempo son personas que se dediquen a responder mails, chats de redes sociales y mensajes de WhatsApp.
 
Hay personas que tienen tal volumen de correos y mensajes que están optando por contratar un asistente exclusivamente para atender esta tarea: sin bancos, sin manejar la agenda, sin servir café, sin realizar trámites ni reservas de vuelos y hoteles.

Estamos ante un nuevo tipo de asistentes: aquellos que se dedican a mantener actualizados los chats de sus empleadores en los diferentes sistemas de mensajería instantánea.

Esta tarea es completamente reactiva y justamente es esto los que los diferencia de los community managers. En este caso se trata de responder a mensajes que envían otras personas, no se busca que implemente una estrategia creativa, ni que postee o genere contenido en nombre del jefe.

Como herramienta de trabajo, la mensajería instantánea, a diferencia del e-mail, demanda respuestas inmediatas y casi en tiempo real.
 
Los asuntos "arden” y el objetivo de este nuevo puesto es administrar las respuestas con celeridad y gestionar el intercambio con los contactos para que el ida y vuelta de la comunicación sea, verdaderamente instantáneo y que  ningún contacto pueda aducir que su mensaje llegó, fue recibido, y aún así quedó sin contestar.

Debido a la importancia de la información, se recomienda en estos casos firmar un contrato de confidencialidad para que el empleado no pueda revelar los datos a los que accede.
 
El manejo de celular y las cuentas en redes sociales implica alto grado de idoneidad y compromiso, donde un paso en falso o un emoji inadecuado pueden provocar situaciones incómodas o prender la mecha de la crisis de la comunicación externa o interna de cualquier organización.

Comentarios