FUNDACIÓN FLEXER

Evento solidario "Efecto Mariposa"

Este evento promovido por la Fundación Flexer invita a toda la comunidad el próximo sábado a participar de las clases dictadas en el Ushuaia Gym, con la intención de difundir la causa que esta organización persigue.
martes, 08 de abril de 2014 · 18:07

El próximo sábado 12 de abril se realizara por primera vez en Tierra del Fuego este "Efecto Mariposa", una jornada solidaria organizada por el Ushuaia Gym y con la participación del profesor Hugo Flores y demás colaboradores a beneficio de los chicos de la fundación.

Este gran evento consiste en el dictado de cuatro clases de diferentes disciplinas a partir de las 16:30 horas en la sede del gimnasio, con la iniciativa de recaudar fondos y difundir la causa de la Fundación Flexer, para poder llegar a toda provincia.

El principal objetivo es que la comunidad conozca el trabajo con los chicos y sus familias, el acompañamiento que reciben desde el momento en que se diagnostica la enfermedad, los traslados a Buenos Aires y el regreso a sus hogares.

Lo importante es poder conocer la realidad de los pacientes de Tierra del Fuego, cuántos son los que hoy en día están viviendo la problemática y que los mismos sepan que cuentan con este espacio y lugar cuando se encuentran lejos de su entorno y su hogar.

Se invita a toda la comunidad a participar del "Efecto Mariposa" para vivir una tarde diferente y en donde distintas asociaciones, amigos, familias o simplemente corazones solidarios se darán cita y compartirán un momento muy especial.

Un pequeño gesto de uno puede ocasionar grandes cambios en la vida de otro… sumate vos también y llevate la remera de los 20 años de la Fundación. 

Verónica Pani, voluntaria referente en Tierra del Fuego, compartió un relato interesante sobre la empatía y lo que ésto representa. Lo compartimos a continuación:

 

La Sonrisa De Lam Zaiakuy

Había una vez un joven llamado Lam Zaiakuy que era sumamente amable, inteligente, sabio y feliz, el más amable inteligente sabio y feliz que pudieras imaginar, además sonreía. Siempre sonreía. Era tan sabio que los médicos quisieron saber de dónde provenía la sabiduría que lo hacía ser tan feliz.

Así que les preguntaron a sus padres si podrían estudiarlo para ver si dentro de su cerebro se encontraba el secreto. Sus papás dudaron un poco porque tenían miedo, ¿por qué Lam Zaiakuy tenía que pasar por tantos médicos, máquinas y estudios? ¡Él no estaba enfermo! Pero bueno… era algo que serviría mucho a la ciencia así que finalmente aceptaron.

Los médicos investigaron dentro del cerebro de Lam Zaiakuy, pero no encontraron nada diferente a los que hay en los cerebros de los otros humanos, así que hicieron muchas reuniones y tuvieron muchas discusiones sobre lo que no encontraron. Entonces decidieron volver a hacer otra vez muchos estudios, pero esta vez invitaron a médicos de todo el mundo.

Entre todos los que llegaron para estudiarlo (hindúes, franceses, africanos, suizos, centroamericanos y muchos más) había un médico aborigen que después de escuchar todas las hipótesis, levantó la mano pidiendo permiso para hablar y dijo: "No es su cerebro lo que hay que estudiar sino su corazón”.

-¿Su corazón? ¿Y que tiene que ver el corazón con la sabiduría?

-Tiene mucho que ver. Díganme… ¿Cómo se llama el niño?

- Lam Zaiakuy, le contestaron. 

-¿Y saben ustedes lo que significa su nombre en quechua?

- No…no…no. Contestaron. 

- LAM ZAIAKUY significa "ponerse en el lugar del otro”. Ustedes deben estudiar su corazón, allí tendrán la respuesta.

Dudando un poco al principio pero llevados por el deseo de descubrir el motivo de esa sensación de felicidad permanente que tenía el joven, así lo hicieron…y cuando le pusieron las más sofisticadas cámaras y aparatos de todo tipo en su corazón, para ver que había dentro, resultó descubrieron que cada vez que Lam Zaiakuy hacia algo por los demás, muchas mariposas aleteaban dentro suyo haciéndole cosquillas ¡que lo hacían sonreír!

Pero los médicos no se conformaron con eso y siguieron estudiando, porque ahora necesitaban saber si LAM ZAIAKUY era único en el mundo o había mas personas como él.

Hasta que descubrieron que todos tenemos mariposas dormidas dentro de nuestro corazón, que si somos capaces de alegrarnos por el amor de los demás, sentir el placer de ver triunfar a otro, comprender la ira de un amigo y la tristeza de un desconocido las mariposas se despiertan y una enorme sonrisa se dibuja en nuestro rostro.PH: Fanpage Fundación Flexer.

Comentarios